Son como carros que después de usar sus dueños guardan en el estacionamiento, o como un circo después que termina la función. En verano unos 200 perros de trineo son atados bajo un inclemente sol y temperaturas de 40ºC.

Cuando imaginamos un perro nos viene a la mente a un peludo compañero descansando, en un sofá tranquilo, disfrutando una rica comida y siendo tratado con el mismo cariño que dan y merecen. Para algunos forman parte de su familia, para otros son un medio de transporte o una forma de obtener dinero.

Muchos turistas aman visitar Canadá y pasear en trineo, son los mejores trabajadores y los peores pagados del invierno. Pero… ¿qué le pasa a estos chiquitos cuando no está nevando?

Atados, expuestos al sol y a las implacables temperaturas del verano que pueden llegar a los 40ºC, unos 200 animales son dejados como si fueran carros estacionados que nadie conduce. Ni siquiera pueden interactuar entre ellos y están dentro de barriles que hacen de “refugio” y a su vez intensifican el calor abrasador.

Chocpaw Expeditions, empresa dedicada al rubro de perros de trineo en Ontario, la verdad no está infringiendo la ley. Le dan comida, agua todo lo básico que necesitan las mascotas, pero podríamos decir que el trato es como el de una cárcel con temperaturas inaguantables.

Fern Levitt

Fern Levitt (cineasta y activista de perros de trineo) fue hasta el lugar para ver las condiciones en que se encontraban las mascotas. No fue muy bien recibida pues ya saben por donde venía, en 2016 Levitt realizó un documental llamado “Sled Dogs”, sobre el maltrato que reciben los perros de trineo durante su “período de descanso”.

Fern Levitt

Le ordenaron retirarse, ya que al entrar estaría invadiendo propiedad privada. La mujer se fue, pero no si antes grabar por un instante lo que ocurre en el lugar:

No es una denuncia por agresión. Sino por mejorar las condiciones de vidas de las mascotas, a nadie le gustaría vivir bajo el sol en un barril.

Puede interesarte