Por Daniela Morano
4 abril, 2019

El brutal ataque es considerado como uno de los “más perturbadores” que se hayan visto, pero Chunky es más fuerte.

La siguiente historia es probablemente una de las más crueles que existan en cuanto a maltrato animal se trata. Chunky no tenía ni un año de vida cuando fue secuestrado por un grupo de adolescentes de 15 y 16 años, quienes golpearon al chihuahua, rompiendo su cuello y una de sus patas.

Lamentablemente el cruel maltrato no terminó ahí: le prendieron fuego, le dieron drogas y lo dejaron abandonado en la basura. De alguna manera, como por milagro, Chunky sobrevivió a todo eso. RSCPA dijo que este es uno de los casos más brutales que han visto en su historia trabajando con animales.

Mirror
Mirror

“Es el caso más perturbador que he visto. Me hace temblar. Los defensores aunque jóvenes y aunque hayan confesado haber estado drogados, son culpable. La crueldad con que se trató a este pobre perro es injustificable, bárbaro. Jamás olvidaré lo aterrado y deprimido que estaba cuando lo encontramos. Sus heridas eran tan graves que a pesar de todo el cuidado que le entregamos todavía sentía dolor, y sufrió por al menos seis días más según nuestros expertos”, dijo Caroline Doe, inspectora de RSPCA.

A los jóvenes se les prohibió tener animales durante cinco años, y deberán, durante 12 meses, pagar por todos los gastos involucrados en la recuperación de Chunky, quien se encuentra sano y salvo con sus dueñas.

Mirror

“Estos jóvenes admitieron darle de comer drogas, golpearlo y romper su cuello. No hay excusas para lo que hicieron”.

Mirror

Realmente es un milagro que haya sobrevivido, su fuerza de voluntad por mejorarse es mucho más grande de la que uno pudiese imaginar. 

Puede interesarte