Por Constanza Suárez
3 febrero, 2020

Varios veterinarios del país ven a muchos dueños llegar con sus mascotas a sus consultas y no vuelven a buscarlos. Son familia, no un juguete que puedes desechar.

Es común que para Navidad los padres decidan regalar un perro a sus pequeños hijos. Las familias buscan una mascota y este es el momento perfecto para incorporar una al hogar. Sin embargo, un cruel detalle persigue a estos “regalos”: muchos son abandonados a principios del nuevo año.

En México la situación es innegable. Aunque no hay una cifra oficial, asociaciones civiles proyectan alrededor de 25 millones de perros y gatos que deambulan por las calles del país.

Unsplash

“Los gatitos y perros que regalan en Navidad o Año Nuevo, que son traídos por Santa Claus o los Reyes Magos, más o menos nos están llegando a nosotros como abandono entre finales de enero y febrero”, dijo Sonia Ochoa, médico veterinario, a la cadena de televisión local Televisa.

Muchas personas llevan a sus nuevos compañeros a la consulta médica y nunca más regresan. Un triste y cruel final.

Unsplash

“Se les enferma el cachorrito, ya no quieren pagar consultas, ya no se les quiere dar el tratamiento oportuno entonces mucha gente prefiere deshacerse de ellos, más fácil echarlos a la calle o dejarlos en refugios, que también están saturados”, agregó Ochoa.

Para Norma Huerta, de Mundo Patitas A.C no hay espacio a dudas respecto a las razones detrás de estos abandonos. “Los hemos encontrado con chip, tatuaje porque esta es mi teoría quien vende perros no le importa el bienestar animal, les representa dinero”, afirmó a Televisa.

Unsplash

Las zonas de Ciudad de México donde más se registran perros callejeros son Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco.

Otra médico veterinario, Lorena Tenorio, también habló con el canal de televisión y contó el caso de Galletita, una perrita de apenas 15 días que deambulaba solitaria con un problema de piel muy severo.

Unsplash

“La verdad cuando la gente los ve con problemas de sarna o piel, hongo, los patean o les echan agua caliente. Muchos perritos nos los traen a baño y los dejan abandonados o gatos aquí afuera o la gente los quiere sacrificar porque son perros muy activos y ya no los pueden tener”, expresó.

 

 

 

Puede interesarte