Por Lucas Rodríguez
24 noviembre, 2020

Baba fue rescatada de su familia abusiva cuando ya tenía 10 años. Los rescatistas creyeron que no tendría una segunda oportunidad, pero su nueva familia vio en ella algo que los demás no supieron apreciar.

Cuando consideramos regalarle una nueva vida a una mascota abandonada, lo peor que podemos hacer es tomar una decisión apresurada. No se trata de comprar un jarrón o siquiera, de adquirir un vehículo. Es la vida y prosperidad de un ser vivo lo que pasa a estar en nuestras manos. Debemos tomarnos esta situación con el peso que le corresponde. Muchas veces los expertos pueden ofrecer ayuda en este punto, señalando a cada persona o grupo familiar, cuál es la mascota que mejor les irá para el plan de vida que tienen. 

Marko Todorov / Cropix

Lo triste de esto, es que pocas situaciones tenderían a favorecer las posibilidades de un perrito anciano. En la mayoría de los casos, cuando un cachorro de avanzada edad termina en los refugios para mascotas, es para quedarse.

Marko Todorov / Cropix

Es cierto que el actor de adoptar es uno que también tiene que ver con la bondad, pero pocos piensan en invitar a un perrito a sus hogares, si solo será por un par de años. Todo esto pasó por la cabeza de Petra, una mujer de Croacia que hizo noticia local por convertir su plan de adopción canina, en una acción de caridad. 

Marko Todorov / Cropix

Como contó a Jutarnji, luego de perder a la querida perrita que tenían con su pareja, Petra fue al refugio para buscar una nueva mascota. Cuando vio a Baba, todo hizo sentido: su propio perrita fallecida era de avanzada edad, por lo que darle una oportunidad a Baba sería, en cierto sentido, honrar a su antecesora.

Marko Todorov / Cropix

Luego de ver lo amable y agradecida que era esta nueva perrita, Petra supo que había tomado la decisión correcta: 

“El objetivo de salvar perros no es ponerlos en ningún lado y tenerlos de todos modos, sino darles una vida mejor. Mi pareja y yo acordamos que la llevaríamos a casa durante el fin de semana para dar un paseo y divertirse. Mi hijo quedó encantado con lo bien que la perrita caminaba a nuestro lado y eso fue todo: Baba no volvió al refugio.” 

–Petra para Jutarnji.hr

Marko Todorov / Cropix

Lo mejor para Petra, fue lo buena amiga que fue Baba con su hijo, Kruno. La perrita podría ser una especie de abuela perruna para el chico. Juzgando por cómo lo acompaña y cuida, tiene todas las cualidades de una madre lobuna. Mientras esta perrita esté en la tierra, agradecerá su nueva oportunidad criando a su querido chico. 

Puede interesarte