Por Constanza Suárez
4 diciembre, 2018

“Hola, estoy esperando a que vuelva mi mamá. Por favor, déjame en paz. Mantenga a su perro lejos. Gracias, Billy, el pingüino azul bebé”, escribieron.

Un pequeño pingüino azul, deambulaba totalmente solo en una playa en Nueva Zelanda cuando Jeff Mein Smith lo vio de pie en la arena mientras paseaba en su bicicleta. Pero él no era el único, una multitud estaba reunida a su alrededor, y al parecer algunas de las personas no conseguían controlar a sus perros. La escena era un desastre. 

Al regresar al lugar más tarde, Jeff vio que una pareja había puesto una pancarta de cartón junto al pingüino para disuadir a las personas de acercarse demasiado o dejar que sus mascotas lo molestaran.

Facebook/Jeff Mein Smith


El letrero decía: “Hola, estoy esperando a que vuelva mi mamá. (El Departamento de Conservación de Nueva Zelanda) sabe que estoy aquí. Por favor, déjame en paz. Mantenga a su perro lejos. Gracias, Billy, el pingüino azul bebé”

El pequeño no podía comunicarse directamente con la gente que lo abrumaba sin respetar su espacio, por lo que algunas personas amables se acercaron y publicaron ese mensaje importante en su nombre. Como si supiera lo que escribieron, el pingüino permaneció cerca del letrero, dejando claro que el mensaje hablaba por él. Es una escena demasiado adorable.

Aunque Billy podría haber estado esperando a su madre, los funcionarios de la vida silvestre determinaron que, con aproximadamente 2 meses de edad, era demasiado viejo para seguir siendo tan dependiente. Así que, al día siguiente, decidieron darle una mano de ayuda para que siguiera con su vida.

Resulta que él en verdad lo necesitaba.

Facebook/Jeff Mein Smith

Billy pesaba solo 550 gramos, 350 gramos menos de lo que se considera un peso saludable para su especie. Pero los cuidadores de aves de Christchurch Penguin Rehabilitation le dieron comida para cambiar las cosas.

Con un poco de suerte, en las próximas semanas, el pequeño pingüino será lo suficientemente grande y fuerte como para ser liberado nuevamente en su hábitat natural.

The Press

Y aunque no pueda decirlo, Billy está agradecido por ese gesto amable, sin duda.

Puede interesarte