Por Cristofer García
24 junio, 2020

No fue fácil llevarla consigo, porque tenía miedo y salía corriendo. Ella esperaba el regreso de su familia, la que nunca volvió. Ahora tiene un nuevo hogar.

Erin Gillott no dejó pasar la oportunidad de ayudar a una pobre perra abandonada y hambrienta cuando la vio por la calle. Ella detuvo su auto e intentó subirla en él, para llevarla a un sitio seguro y así echarle una mano para que encontrara una mejor vida.

Sin embargo, en ese primer encuentro, el can corrió y se perdió. Erin, quien vive en Ohio, Estados Unidos, no tuvo otra opción que dejarla ir y seguir hasta su trabajo, porque le perdió el rastro muy rápido.

Erin Gillott

«Acabo de intentar salvar a este demacrado cachorro pitbull que vi correr por la Butterworth. No pude conseguirlo pero si alguien lo ve, ¡por favor agárrenlo y lo buscaré!», escribió en su cuenta en la red social Facebook, a ver si algún conocido había visto al peludo.

No podía sacarse a la perra de la mente, así que después del trabajo pasó por el mismo lugar con la intención de verla de nuevo. Aprovechó y le preguntó a un guardia cercano en el sitio, pero la respuesta fue que él se encargaría. No obstante, siguió buscándolo por su cuenta.

Erin Gillott

Corrió con la suerte de volver a encontrar a la perra, después de tanto buscarla. Esta pitbull seguía aterrada y no quería que nadie se le acercara, como sucedió en el primer encuentro. Esta vez no iba a dejarla así, por lo que pensó en algo para atraerlo y que confiara en ella.

«Una hora después estaba conduciendo de esa vía otra vez y decidí pasar por donde había visto al dulce cachorro, ¡y ella estaba parada justo ahí! Me detuve inmediatamente y ella me miró por un minuto y luego corrió de vuelta al bosque», contó.

Erin Gillott

Lo único que se le ocurrió fue tomar una bolsa con trozos de pan en cuadros que cargaba en su automóvil y ofrecérselos. No fue una tarea fácil, debido al trauma que el perra sufría por su abandono. Sin embargo, después de dos horas de tanto insistir, logró ganar su confianza y lo pudo subir al vehículo. Desde ese momento, su vida cambió.

«Me senté frente a esa zona de bosques durante 2 horas sosteniendo croutones (trozos de pan), y finalmente después de ganar su confianza y de acercarse lo suficiente, ¡pude recogerla y llevarla a casa! es una niña increíble que estamos llamando Lily«, agregó.

Erin Gillott

No tuvo una mejor opción que quedarse con ella y darle un hogar. Ahora, junto a su novio Zakk Huffman conforman una familia que no sería lo mismo sin esta perra, que llegó para alegrarles sus vidas.

Ellos ahora se encuentran tratando de recuperarla del mal estado en el que se encontraba Lily, pero por la pandemia de COVID-19 ha sido complicado que un veterinario la atienda. No obstante, harán lo necesario para que se recupere.

Erin Gillott

«Está muy demacrada, y tiene un gran corte en la pata, pero está en casa con nosotros y me encanta. Nunca he llorado tantas lágrimas de alegría. Ella es muy apreciada y puedo sentirlo cada momento que estoy con ella. Creemos que la dejaron porque se quedó en la misma zona junto a la carretera durante todo un día en lugar de viajar», dijo Erin.

No obstante, todo lo malo quedó en el pasado y esta familia solo se preocupa por su pronta recuperación.

Puede interesarte