Por Constanza Suárez
7 febrero, 2020

Colectivos animalistas celebraron la medida, pero esperan mayor protección de la especie.

El 2 de febrero de este año, el colectivo ecologista Ekologistak Martxan anunció en sus redes sociales que la diputación había aprobado cazar al último lobo ibérico de la zona. Ganaderos tenían 14 días para encontrarlo. La noticia trastornó las redes sociales y al mundo.

Pixabay

Sin embargo, fue la misma organización que comunicó el 6 de febrero que la Diputación de Álava ha suspendido de manera temporal la caza del único lobo. Tomaron esta decisión después que el Gobierno vasco incluyera a la especie en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas.

La diputación eligió esta opción “por un principio de prudencia no llevar a cabo esperas estos días”, según fuentes de la institución foral que consignó El País.

A pesar de lo positivo de la resolución, aún no se dicta una que paralice la caza formalmente y de forma definitiva. Mientras analizan las consecuencias de la catalogación de este animal como especie protegida se ha optado por no efectuar batidas.

Pixabay

La petición fue concedida por la institución foral por el incremento de los ataques y muertes de ganado durante el año pasado en las sierras de Arkamo, Gibijo y Urkabustaiz. 153 animales muertos, 78 heridos y 67 desaparecidos hizo enfurecer a los ganaderos.

Las reacciones llegaron a penas se conoció la resolución. Juantxo López de Uralde, diputado de Unidas Podemos por Álava, mostró su apoyo. Sin embargo, reclamó que la suspensión “sea definitiva” y se “deje de perseguir definitivamente al lobo poniendo en marcha alternativas de protección” que garanticen su convivencia con el sector ganadero.

EFE

El colectivo Grupo Lobo Euskadi celebró la decisión pero piden un cambio más grande. “Estamos contentos, pero nos hubiese gustado que no nos dejaran con la incertidumbre de si volverán a autorizar la caza del ejemplar, sino que hubieran decidido la suspensión definitiva”, señaló Andrés Illana, miembro de la organización.

“Ahora estamos esperando que el Gobierno vasco saque el plan de gestión del lobo. Lo que tiene que hacer la Diputación de Álava es seguir aplicando las medidas preventivas como es el asesoramiento a las explotaciones ganaderas o facilitar que se tengan perros mastines para vigilar los rebaños. Eso es lo que tiene que hacer una diputación que gestiona para todos”, agregó.

Pixabay

¡Hay que proteger a nuestros animales!

 

 

 

 

Puede interesarte