Por Lucas Rodríguez
16 noviembre, 2020

Gaspare Giacalone, quien sirve de alcalde en Petrosino, Italia, recibió un llamado desesperado en su oficina: un pastor no podría cuidar de su ganado debido al virus. Gaspare decidió ayudarlo personalmente.

Cuando pensamos en los servidores públicos, muchos de nosotros puede que se dejen llevar por la imagen que muchos de los líderes mundiales han dado en los últimos años. Personas ebrias de poder, demostrando sin vergüenza que solo les interesa su cargo en cuanto les permita enriquecerse, han hecho que la confianza en los políticos, así como toda clase de líderes, caiga a niveles nunca antes vistos.

Pero esto no significa que no haya aquí y allá contraejemplos. Quizás lo que hay que hacer es ver a quienes ocupan oficinas públicas un poco menos pesadas, que la gobernación de una nación completa. En varios casos, un alcalde de un sector no demasiado poblado puede realizar cosas realmente destacadas. 

Facebook: Gaspare Giacalone

Nadie es un mejor ejemplo de esto que el italiano Gaspare Giacalone, quien sirve como el edil de Petrosino. La historia que lo tiene como un ejemplo tanto de liderazgo como de bondad por todo el mundo, es la que ocurrió cuando un pastor de su región llamó a la oficina para reportar su situación: había dado positivo en un test de COVID-19. Los síntomas se estaban manifestando de manera agresiva, por lo que el pastor no podría realizar sus tareas diarias a cargo de su ganado y ovejas. 

Facebook: Gaspare Giacalone

En lugar de delegar la situación a alguno de sus asesores, o simplemente derivarlo a otro lugar, Gaspare Giacalone decidió tomar el problema en sus propias manos. Y decimos en sus propias manos de la manera más literal posible: el alcalde se presentó esa mañana y cuidó al ganado del pastor enfermo:

“El pastor Antonio se quedó en casa mientras por teléfono traté de darle un poco de consuelo y una mano para encontrar una solución. Antonio ama su trabajo, es toda su vida y con un nudo en la garganta me repitió que ‘Las criaturas no pueden ser abandonadas’. El covid también es esto, afecta directa e indirectamente a los que no tienen nada que ver con él. Si bien nunca pensé que ser alcalde era todo honor y gloria, hay trabajo y sacrificio. Hoy me siento un poco más alcalde.”

–Gaspare Giacalone por su Facebook

Facebook: Gaspare Giacalone

El destacado alcalde es de trasfondo obrero. Estudió Economía y Estadística en Palermo y cursó una maestría en Administración de Empresas. A pesar de ello, nunca se ha alejado del trabajo social. Puede que entienda mucho de la teoría, pero lo que de verdad lo hace ganarse el respeto de todos, es como lo subraya ensuciándose las manos por quien lo necesite. 

 

Puede interesarte