Por Daniela Morano
9 mayo, 2019

Una organización animalista asegura que habría sido la mujer quien lo golpeó primero.

Cuando hablamos de tener leyes más estrictas respecto a la tenencia de mascotas definitivamente no nos referíamos a lo mismo que ha pensado el alcalde municipal de Lachingoló, Oaxaca. Carlos García Morales tomó medidas extremas contra un perro, y no porque haya sido maltratado, sino todo lo contrario. Según medio locales y la asociación Apa-Oax, el pasado domingo un perro callejero mordió a un señora.

Es ella quien lo habría agredido con anterioridad, por lo que se asume que el perro simplemente estaba defendiéndose de esta cruel señora. Sin embargo las autoridades optaron por castigar al peludo, a quien encarcelaron y prohibieron comer o tomar agua.

Facebook Apa Oax

«Nos están informando las personas que acudieron a nuestro llamado para dar agua y comida al perrito encarcelado que los oficiales Eulogio García tira los trastos con agua y comida que le están llevando», escribieron Apa-Oax en Facebook.

La organización está acusando a oficiales y al mismo alcalde de maltrato animal, rogándoles que dejen libre al perro y que si necesitan una solución, podría ser castrado. Por otro lado, la mujer que lo agredió en primer lugar debiera ser quien paga por sus acciones.

No sería la primera vez que el alcalde García Morales hace esto: ya habría castigado de la misma manera a otros tres perros callejeros.

Según el Código Penal de Oxaca, quien cause sufrimiento o malestar a un animal vertebrado o cause lesiones que pongan en peligro su vida, deben ir a prisión entre tres meses hasta dos años, además de pagar una multa.

 

Puede interesarte