Por Daniela Morano
19 julio, 2019

Al pobre además lo obligaban a aspirar humo de marihuana.

En la ciudad de Santiago, Chile, un estremecedor caso de maltrato animal alertó a las autoridades luego de que una organización animalista supiera de la crueldad con la que se estaba tratando a un perrito. Los dueños de Maxi, el pug, obligaban al pequeño a beber alcohol y respirar el humor de la marihuana que ellos fumaban a diario.

«Fue un acto irresponsable, ya que darle estas sustancias a un perro como él es como dárselas a un bebé. Tiene un riesgo serio de contraer cirrosis y un hígado muy sensible. Además, tiene serios rasgos de abstinencia, ya que al sentir el olor del alcohol o la marihuana se desespera, igual que un adicto», aseguró Alejandra Díaz, fundadora de Amor por los Pug, al medio La Cuarta.

La Cuarta

«Cuando me avisaron que este perro es adicto me lo contaron en tono de chiste, como que era su gracia. Fueron los mismos dueños quienes me lo dijeron. Se habían aburrido de él y desde ahí que cuidamos al Maxi».

Ya con 10 años de vida, es difícil que Maxi se recupere de las secuelas provocadas por sus dueños, pero gracias a la ONG al menos vivirá sus últimos años en buenas manos.

Pixabay (Imagen Referencial)

El alcalde de la comuna de La Florida, Rodolfo Carter, se ofreció a adoptar a Maxi para entregarle el amor que realmente se merece después de tantos años de abuso. El camino no será fácil, pero con ayuda de la ONG y de personas que lo quieren, Maxi quizás logre vivir tranquilo.

Puede interesarte