Por Luis Aranguren
1 junio, 2020

Al encontrar las calles vacías, los animales han podido ser más libres y no piensan desaprovechar ninguna oportunidad.

Desde el comienzo de la cuarentena preventiva por coronavirus, hemos visto maravillosas noticias sobre animales recorriendo nuestras calles. Esto nos deja claro que al no haber tanto ruido, pueden sentirse libre y reencontrarse otra vez con la parte del mundo que tal vez les hayamos arrebatado.

A pesar de que la cuarentena ha ido terminando poco a poco, afortunadamente parece que algunos animales se han adaptado a las viviendas humanas poco a poco.

Al menos en Canadá sigue ocurriendo, específicamente en Ottawa donde una familia se despertó por un ruido en su piscina y al asomarse con cautela, se trataba de un alce. Esto ocurrió durante la mañana del 29 de mayo, lo único que pudieron hacer fue grabar el mágico y extraño momento.

Nadie imaginaba que en plena capital encontraran a un alce, tan lejos de su hábitat natural aunque con las precauciones necesarias pudieron reír al ver al lindo animal escapar del calor.

Quien lo compartió en Twitter fue la periodista Saron Fanel quien se ha mantenido en constante contacto con la familia. Comentó que le han contado que la familia Koch espera el arribo del personal del Ministerio de Recursos Naturales pues aunque luego de un rato el alce salió, podía estar en los alrededores.

Twitter / Saron Fanel

Se estima que este magnífico animal pueda pesar entre los 317 y  362 kilogramos, por eso los vecinos temen debido a que si asustan al animal puede volverse agresivo.

En el video se muestra al protagonista nadando feliz de la vida de un lado a otro, la familia en ningún momento lo molestó. Claramente se sorprendió, seguro el verano no ha sido fácil para este gran animal y un paseo se volvió algo más extraordinario.

Aunque es algo lindo de observar los usuarios han denunciado que el Ministerios de Recursos Naturales de Canadá se han tardado y temen que algo pueda pasar.

Especialmente por los niños se preocupan, al no entender que en ocasiones los animales son celosos y agresivos. Todos quieren ayudarlo a regresar a casa, a un lugar donde pueda sentirse seguro en compañía de los de su misma especie.

Twitter / Saron Fanel

En la capital suele haber mucho ruido y aunque hay menos que antes, eso podría ponerlo nervioso y hacer que ocurra un accidente. Esta familia tuvo el maravilloso regalo de la naturaleza de ver a este alce en su patio, por eso quieren ayudarlo a volver.

Esperemos que llegue el día en el que podamos vivir con los animales sin miedo a que nos ataquen y viceversa, el mundo es para todos y convivir sería lo ideal.

Puede interesarte