Por Lucas Rodríguez
21 diciembre, 2020

Carrot el alce es famoso por visitar el pueblo de Kenora, Canadá, para la Navidad. Cuando sus conocidos vieron su herida, rompieron en llanto.

Dicen que la Navidad es una época mágica. El día en que nos reunimos con nuestros seres queridos para compartir regalos, una rica y cuantiosa cena, así como abrazos y el calor de estar todos reunidos. Este año las cosas serán un tanto complicadas debido a la epidemia de COVID-19 (recuerden que la vacuna ya llegó y estamos de salida de esto, ¡no pierda la esperanza!), por lo que dependeremos de las tradiciones, y nuestro propio respeto por ellas, para sacar estas situaciones adelante. 

Unsplash – imagen referencial

Esto implica que tendremos que poner energía extra para hacer frente a quienes buscarán atentar contra esta gran época. No podemos dejar que las personas negativas, o crueles, arruinen esta gran época.

Viral Hog

Eso fue lo que decidieron los residentes de Kenora, en Canadá, luego de que uno de sus amigos favoritos, regresará donde ellos con una grotesca herida. Se trata de Carrot, un alce adolescente, que debido a sus flujos migratorios, tiende a visitar el pueblo cada Navidad. Lee-Ann Carver lo recuerda como un animal muy especial: 

“Carrot llegó acompañado por otro alce conocido, Potato. Era un pequeño cervatillo, un huérfano: los alces adultos a veces adoptan cervatillos huérfanos como Carrot, o quien más tarde se convertiría en Carrot.”

–Lee-Ann Carver para CBC

Luego de esa vez, Carrot comenzó a visitarlos todos los años, cerca de Navidad. Pero este año, en que ya todos tenían que preocuparse del COVID-19, Lee-Ann vio volver a su marido con lágrimas en sus ojos. Carrot había venido, pero no se encontraba bien. 

Viral Hog

En medio de su cabeza, atravesando su cráneo de un lado al otro, Carrot tenía una flecha. Especialistas la reconocieron como una flecha de carbono, un material usado generalmente en ballestas de cazadores:

“Lamió mis manos y sentí su recuerdo correr a través de mi corazón. Estoy casi segura de que enloquecí al equipo al hablar con Carrot, pero intentaba darle algo a lo que aferrarse, o en lo que confiar; algo para llamarlo de vuelta a casa. Decía su nombre y él dejaba de caminar y volvía los ojos hacia mí.”

–Lee-Ann Carver para CBC

Viral Hog

Lee-Ann y su marido temían que quitar la flecha pudiera abrir la herida de Carrot y resultarle fatal. Fueron los especialistas quienes llegaron a escena y se hicieron cargo del alce. Consiguieron sacar la flecha con éxito, sin causarle mayores daños al animal. Solo tuvieron que darle algunos medicamentos, así como algunos analgésicos.

Lee-Ann comentó que salvó por notarse un poco mareado, por los efectos de estas drogas, Carrot pudo tener su Navidad.

 

 

 

 

 

 

Puede interesarte