Prrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr…

Son blanditas, son coloridas y a los gatos les encantan. Las camas Duktig para muñecas quizás sean el último accesorio a la moda para tu felino, o al menos eso fue lo que muchos pensaron cuando vieron a sus animales encaramarse en el colchón y prepararse para dormir. ¡Parecen ser amor a primera vista!

En el sector de Etobicoke en Toronto, Canadá, el refugio de la Humane Society local lo tiene clarísimo.

Hace poco tiempo recibieron una extraña donación que mejoró la calidad de vida de los gatos a los que albergan antes de buscarles familias: la compañía Ikea donó 10 de sus camas de muñecas a la organización.

Además, añadieron un pago de 300 dólares al refugio para que tuviesen un bono extra por su gran trabajo de ayuda a los animales.

La Etobicoke Humane Society no solo protege a gatos sino que también a perros y otros animales domésticos, por lo que sus gastos son bastante altos y agradecieron profundamente el gesto de la tienda.

A través de su cuenta en Instagram el refugio comparte imágenes de los felinos descansando en las camas o jugando, a la vez que agradecen a Ikea.

Claro que no solo los gatos aman estas camas… ¡también hay algunos infiltrados!

This happened… #duktigbed

A post shared by Etobicoke Humane Society (@etobicokehumanesociety) on

¿Qué te parece la donación?