Apuesto a que si pudieras, tú también les construirías una ❤

La gran mayoría que tiene mascotas, considera a sus perritos o gatitos como parte de su familia, y por ende, querrán siempre lo mejor para ellos. Que sean muy felices, se sientan amados y por supuesto, cómodos.

Precisamente pensando en eso último -e intentando retribuirles en parte todo el amor que le dan- Victoria Palmer decidió crearles una mansión a sus tres perritos diseñada especialmente para ellos, donde pudieran relajarse y pasar el rato.

Y cuando derribó un viejo cobertizo en su patio trasero, supo perfectamente qué hacer. Limpió todos los escombros y vio que su tamaño era justo para que funcionara como una base para la futura mansión de sus cachorros, la que apodó como «Palacio de Barkingham».

Victoria Palmer

Así que el proyecto comenzó a volverse cada vez más real y a tomar forma.

«A mi padre y a mí nos encanta hacer proyectos de mejoras para el hogar y agregar cosas a la casa cuando viene a la ciudad», contó la chica a The Dodo. «Mencioné construir una caseta para perros para y lo siguiente que estábamos haciendo fue enmarcando puertas y ventanas y elaborando planos para el segundo piso, comprando tejas y llegamos al nivel 1000».

Pero su padre no estaría de visita allí por mucho tiempo. Así que una vez que se fue de regreso a su hogar, le tocó a Palmer completar la casa.

Victoria Palmer

Y le tomó semanas de arduo trabajo techar, enmarcar, poner piso, agregar molduras y todo lo demás.

Cuando finalmente estuvo lista, llegó el momento de decorar el palacio obviamente con un estilo refinado para sus mascotas, así que completó con balcones hermosos, una gran escalera, jardineras y detalles clásicos victorianos.

Incluso enmarcó retratos de sus perritos para decorar los muros de la pequeña casa de dos pisos, tal como si se tratara de una familia real.

Victoria Palmer

Y cuando la estrenó fue todo un éxito: «Bruiser no sale de ahí», dijo Palmer. «Él domina las escaleras y le gusta asomarse por la pequeña ventana. Tengo que exigirle que venga a mi casa ahora porque siempre está encerrado en su casa como un pequeño ermitaño«.

Victoria Palmer

No hay duda de que estos tres cachorros están felices de tener un hogar propio en la Bahía de San Francisco.

Puede interesarte