Por Alejandro Basulto
16 junio, 2020

«Siguió mirando uno y luego otro y una vez que todos cayeron, se volvió loco», dijo Melinda Hollyfield, la humana de este juguetón felino, tras lanzarle sus preciados roedores de mentira.

Los gatos son animales domésticos conocidos por ser cariñosos y dormilones. Es decir, ellos son felices acostados al lado de uno mientras reciben cariño entre sus orejas o en su espalda. Podrían estar todo el día así, levantándose solo para comer, tomar agua e ir al baño. Posiblemente, esa sería la vida perfecta de muchos amigos gatunos. Pero no es tan así con todos, debido a que hay algunos que son bien juguetones, disfrutando por sobre todo, juegos en que se simulen cacerías, en la que ellos hagan como que cazan un roedor, aunque este sea de juguete.

Melinda Hollyfield

Como es el caso de Doc, el gatito de Melinda Hollyfield, quien lo terminó adoptando tras conocerlo en Puurrrrfect Paws Rescue en Tennessee, Estados Unidos. Desde el primer minuto ella se dio cuenta que este minino estaba obsesionado con los ratones de juguetes. Era que cosa de darle uno y podría estar durante un buen tiempo jugando, sin cansarse ni aburrirse. Al igual que otros felinos, Doc también disfruta dormir y ser acariciado, pero sin duda alguna lo suyo es más de jugar.

«Su jaula era un desastre, comida en todas partes, porque había estado intentando jugar con su juguete de ratón en la jaula»

– contó Melinda Hollyfield a The Dodo.

Melinda Hollyfield

Melinda se enamoró enseguida de este gatito, llevándolo a su casa y convirtiéndolo en parte de su familia. Han pasado seis meses desde que fue adoptado y Doc se acurruca con sus humanos cada vez que puede, además de seguir siendo tan juguetón como lo era cuando fue visto por primera vez. De hecho, los ratones de juguetes sigue siendo su gran obsesión. Tanto así, que estos llegan a desgastarse muy rápido, destruyendo este minino al menos uno o dos por semana.

«Él juega con los juguetes de su ratón todos los días (…) Hemos revisado una selección de juguetes, pero los juguetes baratos de ratón peludo son siempre sus favoritos (…) Todavía sigo encontrando los destruidos en algunos lugares (…) Siento que me los oculta porque sabe que los tiraré»

– dijo Melinda.

Es tanto el afán de Doc por sus ratones de juguete, que encontró la manera de meterse en la basura para sacar sus juguetes destruidos. Los ama demasiado como para dejarlos ir. Así que a su humana, Melinda, se le ocurrió ordenar una caja de 60 ratones de juguetes, para que nunca le falten. Y cuando estos llegaron y Doc los vio, su emoción era incontrolable, no podía creer que tenía tantos ratones de juguete para él solo, los cuales además fueron arrojados encima suyo.

«Estaba tan abrumado (…) No tenía idea de lo que estaba sucediendo. Siguió mirando a uno y luego a otro y una vez que todos cayeron, se volvió loco. Creo que se sentó allí y los miró con incredulidad durante un minuto más o menos (…) Lo dejamos elegir tres ratones y poner el resto para cuando esos sean destruidos (…) Ha descubierto dónde están y ahora patea el cajón cuando estoy cerca»

– contó la humana de Doc.

Actualmente, este gatito no puede ser un minino más feliz, porque tiene de sus juguetes favoritos de sobra, para nunca parar de jugar. Sin olvidar, que su madre humana al mismo tiempo espera que estos ratones de juguetes le permitan a su felino regalón olvidarse de los que están en la basura.

 

 

 

Puede interesarte