Por Lucas Rodríguez
23 julio, 2020

Ya son más de 82 mil las firmas reunidas para que el oso negro sea regresado a su hogar. La otra opción, es que pase el resto de su vida como una más de las «atracciones del zoológico».

Una de las cosas más llamativas que nos han entregado la aparición primero del Internet, y luego de la redes sociales, es la posibilidad de expresar nuestras opiniones de manera pública. Si en lo que creemos es un tema de interés público, puede que alguien más tome esa opinión y la apoye. Así sucesivamente es como podemos terminar con una idea, concepto u opinión que ha crecido hasta transformarse en algo de atención pública, de una manera no muy distinta a cómo las bolitas de nieve pueden dar origen a una avalancha. 

@haroldv2

El sitio especializado Change.org es la plataforma más famosa y respetada del mundo para estos casos, El sitio se especializa en recibir peticiones y campañas, las que luego son promovidas en busca de firmas. Una vez se alcanza un número de firmas bastante alto (suele ser más de 150 mil), la petición es enviada a las autoridades, quienes se ven presionadas a dar una respuesta, o a lo menos, reconocer la existencia de la campaña. 

@haroldv2

La más reciente de estas campañas, es una inspirada en la noticia del oso negro de Chipinque. El video que dio la vuelta al mundo, muestra a un oso adolescente, que se acerca a un grupo de mujeres. Algo paralizadas por el miedo, ellas permanecen en su lugar. El oso se levanta en sus patas traseras, las huele e incluso intenta jugar con una de ellas, para luego seguir su camino. 

@haroldv2

Los expertos actuaron apenas se supo esta noticia. En su opinión, un oso de esta clase que se ha acercado de esa manera a las personas, ya no puede permanecer en su hábitat. Dado que «le perdió el miedo a las personas», ahora ha pasado a ser un riesgo para todos los que pasen por su territorio.

@haroldv2

Su consejo es que el oso sea apresado y se le traslade a un zoológico. Para muchas personas, esto no es justo. Firmado una petición en Change.org, piden que se respete la vida natural del animal. Argumentan que no fue el osos quien entró a una casa o patio, sino que estás personas estaban en su hábitat. El oso simplemente estaba haciendo su vida normal. 

Tendremos que dejar pasar un par de días para ver en qué termina esto. Solo podemos decir por el momento, que las firmas se han estado acumulando a una velocidad vertiginosa. Entre ayer y hoy subieron de 40 a 80 mil. Si sigue a ese ritmo, en poco tiempo tendrá la cantidad necesaria para que sea considerada por la autoridades. 

Puede interesarte