Por Luis Aranguren
9 octubre, 2020

Desesperadamente lo intentaba mover con su patita, tenía la esperanza de que se levantara y le demostrara que todo estaba bien.

Ser un perro callejero no debe ser nada fácil, además de no tener una alimentación segura, están expuestos y corren miles de riesgos. Uno de ellos es ser atropellados, lógicamente no siempre entienden las normas de tránsito, solo se concentran en buscar comida y tal vez un lugar más o menos cómodo para dormir.

Pero esto no quiere decir que no tengan amigos, hay miles de perritos viviendo en situación de calle alrededor del mundo y haciéndose compañía se sienten más seguros.

Viral Press

El problema está cuando alguno falta, cuando ocurre un accidente que acaba con la vida de uno de estos seres y que por no ser de raza o estar en una casa, nadie se preocupa. Lamentablemente esto pasó en Filipinas, cuando un perro marrón fue atropellado y el conductor se dio a la fuga.

El pasado 14 de agosto se pudo captar a un perro tirado a un lado de la vía, mientras que su amigo con su pata intentaba reanimarlo.

Sin signos de vida yacía su cuerpo, pero su amigo no se rendía, pensaba que al insistir podía lograr algo. Imágenes que nos llenan de dolor y nos dicen que debemos hacernos responsables, si bien lo que ocurrió fue un accidente, el conductor debió ayudarlo.

Eso habría dado la oportunidad de darle a esta historia un final feliz, pero ahora se nos parte el corazón al saber que este mestizo se preocupaba por su amigo marrón.

Viral Press

Es probable que algunos digan: “Es solo un perro”, pero es más que eso, era un ser vivo que tenía amigos y hasta un estilo de vida. Quien grabó el video fue un transeúnte llamado Jay Villanueva, quien se estacionó al ver el conmovedor y difícil momento.

“Los conductores deben tener cuidado de no dañar a nadie en la carretera, ni siquiera a los perros. No entienden el derecho de paso, no entienden las reglas de tráfico como detenerse, mirar y escuchar”.

–Jay Villanueva dijo a Viral Press

Lo mejor que pudo hacer este hombre por ambos, fue trasladar el cuerpo del perrito muerto hacía los arbustos. Notó que el perro vivo estaba molesto y lo justificó, era alguien con sentimientos que sufrió la pérdida de un familiar.

Esperemos que esto sirva para concientizar a las personas sobre un buen estilo de conducción y también el cuidado de perros callejeros. Ellos no merecen estar ahí, en las calles, sin embargo ,lo mínimo que esperan es tener una vida digna.

Viral Press

Nadie merece morir de ese modo y mucho menos perder un amigo así.

Puede interesarte