Por Alejandro Basulto
6 enero, 2021

Lo adoptaron hace 9 años, pensando que sería un perro de patio, pero este los sorprendió subiendo al segundo piso donde estaban las habitaciones para pedir cariño.

Hace nueve años, la familia de Catherine Morris adoptó a un lindo springer spaniel inglés, al que no solo consideraron como un nuevo residente que se volvería irremplazable en el hogar, sino que también, como un compañero leal y extrovertido que les estaría siempre esperando en el primer piso o en el patio para recibirles con su cola moviéndose y llamativos pedidos de cariño. Sin embargo, este can que terminaría llamándose Spike, tenía otros planes en mente. Debido a que acostumbrarse a subir la escalera e ir a dormir con sus dueños le costó muy poco.

Catherine Morris

“La primera noche que lo tuvimos, cerramos la puerta de la escalera y nos fuimos a la cama (…) ¡Él lloriqueó por un par de minutos antes de saltar por encima de la puerta en la oscuridad y trotar hacia la habitación de mis padres e ir directamente a la cama! Y ahí es donde durmió desde entonces (…) Le encanta acurrucarse y trata de abrirse camino bajo las sábanas para acercarse lo más posible”

– dijo Catherine Morris a The Dodo

Catherine Morris

Este perrito disfrutaba correr durante todo el día y perseguir por horas una pelota de tenis, mientras que por la noche subía las escaleras para hacer compañía en la cama a su familia. Tiempo pasado. Porque en la actualidad, Spike tiene 14 años, volviéndose más lento y débil, e incluso en una ocasión asustó a sus humanos al sufrir dos golpes que pusieron en peligro su vida.

Pero este can todavía tiene mucho amor que darle a las personas que lo acogieron, y sigue de pie.

Catherine Morris

Spike también sufrió dos derrames cerebrales, y ya para el segundo no podía pararse, por lo que Catherine y sus padres eran los que lo trasladaban por la casa. Sin embargo, no se rindió y a su longeva edad luchó por mejorarse y volvió a aprender a caminar. Pero todavía no es lo suficientemente fuerte para subir y bajar las escaleras de una manera en la que no se exponga al peligro, por lo que su familia optó por bloquear su ida a las habitaciones. Se había quedado sin su lugar favorito para dormir.

Catherine Morris

Con la puerta en las escaleras y el bloqueo instalado, aún así este perro perseveraba y seguía intentando subir hasta los dormitorios de sus amados dueños. Por lo que a su familia se les ocurrió turnarse para dormir con este can en el sofá cama cada noche, para asegurarse de que no intente saltar la puerta.

“Este nuevo horario comenzó mientras estaba en la universidad, por lo que mis padres pasaban noches alternas abajo con Spike (…) Desde que me mudé a casa, me uní a la rotación, así que, en general, podemos dormir un poco más entre los tres”

– contó Catherine

Catherine Morris

Entre todos, es el padre de la casa quien tiene un especial cuidado con Spike para que este perrito se sienta cómodo por la noche. “Son absolutamente inseparables (…) Mi papá lo llama ‘frijol viejo’ y siempre están charlando”, expresó Catherine.

Hombre que también le lleva agua y comida al sofá donde este can descansa, además de darle con la mano el alimento y sus medicamentos para que recupere sus fuerzas.

 

Puede interesarte