Por Diego Aspillaga
24 julio, 2020

Miles de personas aplaudieron la precavida actitud de este pequeño, quien no salió de su casa antes de asegurarse que él y su mascota estuvieran seguros. Es más responsable que muchos adultos.

El coronavirus nos ha afectado a todos.

Cientos de miles de muertos, millones de contagiados y cuarentenas que le han quitado el trabajo a incontables personas han hecho de esta crisis sanitaria una de las más graves de la historia.

Pero a pesar de todas las evidencias de la amenaza real que presenta esta enfermedad, aún hay muchos que le bajan el perfil y creen que no es tan grave.

OMS

No importa todo el daño que haya producido el coronavirus ni las incontables muertes a su haber, muchas personas aún no están convencidas de su efecto e incluso se niegan a usar mascarillas para protegerse tanto a ellos mismos como a sus seres queridos.

Por suerte, parece que las nuevas generaciones son mucho más conscientes del peligro impuesto por el COVID-19 y están demostrando más empatía y preocupación por la salud de los demás.

Ejemplo perfecto de esto es el caso de Anthony Hernández, un niño ecuatoriano que fue sorprendido por su vecino mientras se preparaba para salir de su casa junto a su mascota.

Joselo Sánchez

El jovencito, consciente de las medidas sanitarias necesarias para estar a salvo, subió a su mejor amigo a su bicicleta y le puso una mascarilla para prevenir que se contagie de la enfermedad incluso antes de ponerse su propia protección para poder ir a la tienda a comprar huevos y leche para su madre.

Luego de subir a su perro a su bici y verificar pacientemente que el animal esté asegurado y que su mascarilla esté fija, el pequeño se puso su cobertor facial y emprendió el rumbo hacia su destino junto a su mascota.

Joselo Sánchez

El tierno registro de Anthony junto a su perro derritió el corazón de miles de personas en Facebook, donde aplaudieron la precaución tomada por el niño -aún cuando ya ha sido confirmado que los animales no pueden contagiarse- y el cariño que demostró por su mejor amigo.

Joselo Sánchez

Otros también notaron que este niño, aún en su temprana juventud, es mucho más cuidadoso y estricto con las medidas preventivas de la enfermedad que muchos adultos que aún no creen que esta sea una amenaza real.

Es todo un ejemplo.

Puede interesarte