Por Josefina Bonnefont
23 noviembre, 2016

¡Aplausos por favor!

El gobierno local de Ámsterdam, capital holandesa, tiene la intención de hacer que la ciudad sea la primera en abandonar el gas natural, como método para combatir el cambio climático. ¿Cómo lo harán? Se desconectarán 10 mil viviendas antiguas de la red de gas natural en 2017, mientras que, por el momento, ya existen dos barrios que se construyeron sin esa infraestructura.

La idea es lograr que toda la ciudad funcione sin gas para el 2050, y así convertirse en una zona libre de emisiones de CO2.

Pixabay
Pixabay

Pero, ¿cuál será el método alternativo para los hogares holandeses?

«Una red alternativa alimentada con la energía restante de la industria, y también la derivada de la quema de basuras en dispositivos específicos».

-Ayuntamiento de Ámsterdam, comunicado-

La idea es que el cambio se realice de forma gradual, para que la caída en el consumo no afecte brutalmente a las compañías del rubro. Por otro lado, para evitar gastos para los ciudadanos, Ámsterdam pidió ayuda al Estado.

El plan forma parte del Pacto Energético Nacional, firmado en 2013 por más de 40 entidades en Holanda.

Wikipedia
Wikipedia

Ámsterdam, con este cambio, quiere ser la primera ciudad del mundo en decirle adiós para siempre al gas natural, y una muestra de que el plan es viable son el Jardín Botánico y el museo Hermitage, pues se ayudan entre ellos: uno produce calor y el otro lo recibe, al igual que con el aire acondicionado.

Sin embargo, la razón detrás no sólo es ecológica, también responde al hecho de que los trabajos de extracción del gas en el Mar del Norte producen sismos de 4,5 grados en la región de Groningen. Otra buena noticia para los holandeses es que, disminuyendo y eliminando el consumo de gas, dejarán de depender de países como Rusia y Noruega, y además estarían más cerca de cumplir los objetivos del Tratado de París.

¡Todos ganan!

Puede interesarte