Por Luis Aranguren
16 abril, 2021

Son sus fieles amigos y no planea abandonarlos. No tendrá mucho, pero les da todo lo que puede.

Muchos colocan excusas cuando se trata de ser amorosos con sus mascotas, creen que darles alimento y un hogar es suficiente. Pero hay personas que sin tenerlo todo, hacen lo posible por mantener a gusto a sus acompañantes caninos. Se trata de hacerles sentir especial y acompañados.

Un ejemplo de esto no los dio un anciano que trabaja en su bicicleta reciclando. Un trabajo que no suele dar tanto dinero como nos gustaría.

Facebook / Zoorprendete

Sin embargo, esto no parece importarle a sus amigos, tres perros que lo acompañan en su bicicleta a trabajar cada día por la ciudad. Este señor está muy atento, si observan la parte superior de su bicicleta se ve lo que parece comida para perros con los que seguramente los alimenta a lo largo del día.

La imagen fue compartida en Facebook por Zoorprendete y aunque lamentablemente no sabemos dónde está este señor, siempre será algo bueno saber que existe ese tipo de bondad en el mundo.

Facebook / Zoorprendete

Cabe resaltar que este año ha sido difícil. Muchos se han visto en la obligación de hacer trabajos que nunca pensaron hacer, por la pandemia. Este señor a pesar de su edad se ve en la obligación de pedalear todos los días su triciclo para conseguir algo de dinero.

Pero no solo para él, sino también para sus peludos amigos, que lucen muy tranquilos mientras él los pasea en lo que parece el fin de una jornada laboral.

Facebook / Zoorprendete

Esta publicación ha sido muy popular. Ha conmovido a quienes navegan en redes sociales al ver que no se necesita mucho para ayudar. Con lo poco que tiene, se dedica a darle el amor necesario a este trío de canes y ellos a cambio le pagan con lealtad y compañía.

Esto nos habla de lo maravillosos que pueden llegar a ser los animales. Nos enseñan que la vida no se trata de lujos, sino de buenos momentos juntos a personas queridas.

Facebook / Zoorprendete

Aquel señor aunque luce cansado, también se observa que está feliz mientras disfruta de la compañía de sus 3 amigos de cuatro patas. Esperemos que puedan seguir juntos y que siempre logre obtener el dinero suficiente para alimentarlos. No es un trabajo fácil pero valoramos que lo haga.

La bondad siempre está donde menos lo pensamos. En este caso la encontramos en un anciano reciclador.

Puede interesarte