Por Camilo Morales
11 mayo, 2022

Roy Smith, de 73 años, había dejado a Ryley en su jaula dentro de su coche pero al salir de una panadería descubrió que se habían llevado su automóvil. Solo les tomó 90 segundos a los ladrones.

Las mascotas suelen ser miembros muy especiales en cada una de las familias que se preocupan de cuidarlas, criarlas y mantenerlas día tras día. Es por eso que, si es que algo malo les pasa, puede significar una tragedia para ellos.

Y dentro de estas situaciones límite lo que menos quieren sus dueños es que los perritos o gatitos puedan perderse o extraviarse y nunca más llegar a casa. De hecho, cuando las mascotas se extravían es normal que sus familias piensen lo peor: que puedan haber sufrido algún accidente fatal.

9News

Alguien que tuvo que pasar por este estrés y esta angustia fue un hombre de Melbourne, Australia, llamado Roy Smith, de 73 años.

Según información de 9News, este hombre vivió una situación traumática cuando fue a comprar a un centro comercial. Y es que Roy fue en automóvil acompañado de Ryley, un pastor alemán de siete meses, que estaba dentro de una jaula.

9News

Pero cuando Roy entró y salió de una de las panaderías del centro comercial descubrió que su coche había sido robado desde el estacionamiento.

Más allá de lo material y de lo que significaba el robo de su coche, el sujeto de inmediato pesnó en que Ryley estaba dentro del carro y también había sido robado. “Vuelvo 90 segundos después y no tengo auto“, narró sobre la situación.

9News

Lo que más lo complicaba era que su pastor alemán había sido operado hace unos días y necesitaba estar en un tratamiento con medicamentos, por lo que si estaba demasiadas horas sin ser medicado podía ser peligroso para su salud.

Tras una ardua búsqueda, los policías encontraron al cachorro en una reserva natural cerca del centro comercial y lo llevaron a una perrera en donde fue identificado como el perrito de Roy.

9News

Al parecer, su automóvil fue abandonado en otra zona y los delincuentes dejaron que el perro escapara. De hecho, los ladrones botaron la jaula para su perro y además le hicieron daño al coche en su interior.

Es mi mejor amigo. Me siento como en la luna“, finalizó emocionado Roy, al momento de reencontrarse con su amado perrito.

Puede interesarte