Por Alejandro Basulto
7 octubre, 2020

Este delgado animal de más 1 metro de largo, falleció debido a que sus branquias se encuentran en la garganta; luego que el pequeño pez globo se infló, no pudo respirar. Con una buena defensa, el pequeño puede vencer al grande.

La naturaleza siempre halla maneras de sorprendernos. Y la fauna marina no es la excepción. Tanto peces, como crustáceos, moluscos y mamíferos que habitan en el mar, entre otras familias de animales que pueden hallarse en el océano, tienen cada uno de estos grupos sus respectivos encantos.

O simplemente, son tan impresionantes o pueden protagonizar escenas y momentos tan insólitos, que logran generar impacto aún en la persona más solemne del planeta. Como muy posiblemente lo logró una anguila en la isla de Titikaveka, parte del gran archipiélago de las Islas Cook.

Azure Coconut

Porque cuando el instructor de buceo nacido en Alemania, Tim Mayer, se encontraba dándose un baño en la playa, de repente dio con una vista inusual de este pez en la orilla.

Le costó creer que lo que estaba frente a él, era una morena de más de un metro de longitud, pero luego de acercarse junto a su hija Charlie, de tres años, le tomó el debido peso a lo que había visto. Era una anguila muerta y con un pez globo en su garganta.

Azure Coconut

Posteriormente, Tim invitó a su esposa Lucile y a su hijo Yann, que se encontraban alojando cerca, a que vinieran a ver este inusual panorama. Acción previa que juntos contactaran al biólogo marino local, Kirby Morejohn, para que les explicara lo observado.

Él les dijo que se trataba de una morena que intentó alimentarse de un pez globo puercoespín, el que se infló como mecanismo de defensa, asfixiando a su depredadora. La anguila falleció porque a diferencia de la mayoría de los peces no tiene sus branquias detrás de su cabeza, sino que ellas succionan agua por la boca.

“Me quedé impresionado cuando lo vi (…) No podía creer que existiera este tipo de interacción y que nunca había oído hablar de ella (…) Una de las razones por las que las anguilas son percibidas como aterradoras es por sus bocas abiertas, grandes y con dientes, pero resulta que así es como respiran (…) La naturaleza parece haber solucionado los problemas. Si los peces puercoespín están normalmente en el menú de una anguila, esperaría que las anguilas se fijen en tamaños que puedan tragarse. Pero claramente, este no es el caso”

– contó Kirby Morejohn, según consignó Daily Mail

Azure Coconut

Tanto Tim como su pareja Lucile, de origen francés, trabajan como instructores de buceo en las Islas Cook, donde son residentes desde hace siete años y medio. Ellos juntos tienen un blog familiar llamado Azure Coconut, donde suben anécdotas, historias y hallazgos como este. Compartiendo sus hijos su pasión por la naturaleza.

“Los niños realmente no podían comprender lo que estaba sucediendo, pero estaban asombrados de que ambos animales hubieran muerto en la pelea. Solo querían tocarlo”, dijo Tim Mayer, agregando que sus pequeños estaban emocionados de contárselos a sus amigos, además de que este descubrimiento fue parte de una investigación científica que su hijo mostró con su profesor a toda su clase.

Puede interesarte