Por Catalina Maldonado
8 septiembre, 2020

Así como este mono abraza a su recién nacido tras su rescate, las imágenes difundidas muestran el arduo trabajo que veterinarios, voluntarios, policías y personal militar han hecho por traer a distintas especies con vida tras la masiva deforestación que viven.

Hoy el Amazonas está sufriendo uno de los peores incendios que han presenciado desde el 2017 y es que hasta la fecha ha incrementado en un 28% la cantidad de llamas en la zona. Pero más allá de la terrible deforestación, también de destruye el hogar de uno de los lugares con mayor criaturas de la tierra y si bien todos han tenido que escapar de las llamas, hay un grupo de humanos que se preocupa por ellos. 

Reuters

Los veterinarios de la clínica Clinidog en la ciudad ciudad amazónica de Porto Velho junto con voluntarios y policías, trabajan incansablemente para salvarlos. Los rescatan del avance de las llamas y les dan todos los cuidados para que puedan salir adelante. 

Reuters

Animales débiles y moribundos llegan a la clínica veterinaria a cargo de Carlos Henrique Tiburcio con la esperanza de que los voluntarios que allí trabajan, les devuelvan todo aquello que ya han perdido producto de los incendios, que según se estima, en su mayoría son intencionales.

Uno de los casos más conmovedores ha sido el de Xita, una pequeña mono tití de Rondon quien llegó a la clínica con tristes ojos marrones, que abraza a su recién nacido con fuerza. “Llegó estresada, gritando y manchada de sangre”, recordó Tiburcio, dueño de la clínica, mientras envolvía a los dos animales en una pequeña tela blanca. Ambos luchan por sobrevivir.

Reuters

Según estima Marcelo Andreani, un encargado de rescatar a los animales heridos y llevarlos a la clínica, “en esta época del año, cuando los incendios son constantes por la ausencia de lluvias, los animales buscan refugio, desesperados por escapar de la muerte y terminan en la ciudad, poniéndose en riesgo de ser atropellados o capturados“.

“El respeto humano por la naturaleza es cada vez menor” lamentó Andreani, quien trabaja para la policía ambiental estatal. Esto se relaciona directamente al fuerte incremento de incendios en relación al año pasado: actualmente van 6.803 incendios, frente a 5.318 incendios registrados en julio de 2019.

Reuters

“Nuestra satisfacción personal y profesional es inmensa cuando logramos salvar una vida, especialmente cuando logramos rehabilitar un animal y devolverlo a la naturaleza”, dijo Tiburcio con respecto a la labor que realizan a diario por los animales.

Reuters

A pesar de que muchos de las especies han sido alcanzadas por las feroces llamas de los incendios, la labor de estos veterinarios y policías en estos momentos promete dar una luz de esperanza ante tanta tragedia.

Esperamos más animales lleguen a sus brazos.

Puede interesarte