Por Lucas Rodríguez
22 abril, 2021

Gracias a las donaciones de un millonario del bitcoin, todos los perritos del refugio Halifax Humane Society, de Dayton, Florida, podrán irse a casa de sus nuevos dueños con todos los gastos pagados. Él no quiso reconocimientos: es feliz sabiendo que ayudó a los cachorros.

En esta era de los grandes gestos filantrópicos, y donde los famosos hacen gala por redes sociales de su generosidad sin ningún asco, es poco común escuchar la aparición de un personaje que era bastante común en el pasado: el héroe anónimo. Puede que sea en parte porque el hecho de sumar a más personas en la historia de una buena causa, puede resultar en una cuota de ayuda aun mayor.

Pero antes esto no era tan así: lo normal era escuchar de esos personajes desconocidos, esos verdaderos Robin Hood, que dejaban un cheque por un millón de dólares en el correo de una familia pobre y al borde de la bancarrota.

@halifaxhumanesociety

A pesar de que son cada vez más raros, de vez en cuando volvemos a escuchar sobre uno u otro. Así ocurrió en el refugio Halifax Humane Society, ubicado en Dayton, Florida, cuando los encargados se encontraron con que un personaje que se identificó como Doge Community, al parecer haciendo referencia a la Doge Coin (una clase de moneda digital, similar al Bitcoin), estaba ofreciendo pagar las cuotas de adopción de todos y cada uno de los cachorros que tenía el refugio. 

Estas cuotas es la manera en la que los refugios de buena calidad pagan sus gastos. Así mismo, se aseguran de que no cualquier persona pueda llevarse a sus cachorros a la casa.

@halifaxhumanesociety

El gesto fue bastante impresionante, teniendo en cuenta que no eran pocos perros. Pero lo que más les llamó la atención, era que el personaje no estuviera interesado en llevarse el crédito por ello:

“El donante había hecho una inversión muy inteligente en alguna criptomoneda y había tenido una ganancia inesperada y dijo que le cambió la vida el hecho de que quería hacer algo bueno. Tenemos algo de espacio ahora. No estamos a la capacidad total, pero cambia casi a diario. Salen tan rápido como entran”

–Barry Kukes, director del Halifax Humane Society, para Fox6

Fue un acto de generosidad que sorprendió a todos los que trabajaban en el centro. Independiente de si busquen llevarse algo de gloria o no, los donantes que ayudan a los centros de rescate siempre van a ser muy valorados por los empleados que ocupan su tiempo y recursos en ayudar a los perritos abandonados. 

@halifaxhumanesociety

Personajes como esos les hacen creer que no están tan solos en su misión como a veces puede parecer. Ahora todos ellos pueden soñar con la aparición de un benefactor anónimo como este.

 

 

Puede interesarte