Por Constanza Suárez
10 diciembre, 2019

Aunque es normal que el flujo disminuya durante la temporada seca, este declive es considerado como sin precedentes por los expertos.

Durante décadas, las cataratas Victoria, donde el río Zambezi  -al sur de África- cae como cascada 100 metros al suelo, han sido la razón de que millones de turistas visiten Zimbabwe y Zambia. 

Por año fue una postal impresionante, hasta que la peor sequía ha secado las icónicas cataratas, alimentando el temor de que el cambio climático arrase con una de las mayores atracciones turísticas de la región. Los tramos de esta maravilla natural no son más que piedras secas.

Reuters

Por lo general, la cantidad de agua disminuye considerablemente durante la estación seca, pero autoridades locales aseguran que este año se presenciaba una caída sin precedentes. 

«En años anteriores, cuando se seca, no es hasta este punto. Esta (es) nuestra primera experiencia de verlo así. Nos afecta porque … los clientes … pueden ver en Internet (que las cataratas son bajas)… No tenemos tantos turistas»,  dijo Dominic Nyambe, un vendedor de artesanías turísticas de Zambia a The Guardian.

Reuters

El sur de África pasa por unos de sus momentos más difíciles entre la sequía histórica y alrededor de 45 millones de personas necesitadas de ayuda alimentaria.

Zimbabwe y Zambia han sufrido cortes de energía, ya que dependen en gran medida de la energía hidroeléctrica de las plantas en la presa de Kariba, que se encuentra en el río Zambezi, aguas abajo de las cascadas.

Reuters

La corporación Zambezi River Authority mostró que este es el flujo de agua en su nivel más bajo desde 1995, y muy por debajo del promedio a largo plazo. El presidente de Zambia, Edgar Lungu, lo calificó como «un claro recordatorio de lo que el cambio climático le está haciendo a nuestro medio ambiente».

Reuters

Sin embargo, los científicos son cautelosos sobre culpar categóricamente al cambio climático. Siempre hay variación estacional en los niveles.

 

 

 

 

Puede interesarte