Por Luis Aranguren
25 agosto, 2020

Las llamas arrasaban con el parque estatal Big Basin Redwoods, sin embargo, estas milenarias secuoyas pudieron resistir.

Si hay algo que todos odiamos son los incendios forestales, vemos como la sequía y en ocasiones la irresponsabilidad humana arrasan con hermosos lugares. Lamentablemente la semana pasada le tocó al parque estatal más antiguo de California, donde vivía una gran cantidad de árboles milenarios y centenarios.

Muchos temían por la vida de estos, iba a ser una noticia terrible tener que ver cómo estos seres vivos con tantos años de historia desaparecerían.

AP

Pero durante una caminata del reportero y fotógrafo de AP este lunes se confirmó que la mayoría de las secuoyas habían sobrevivido al incendio. Entre estos árboles sobrevivientes se encuentra uno al que llaman “Madre del bosque” por su tiempo de vida y gran tamaño.

“Esas son tan buenas noticias, no puedo decirles cuánto me da de tranquilidad”, fue lo que dijo Laura McLendon, directora de conservación del Fondo Sempervirens a la NBC.

Si bien el fuego acabó con la sede del parque histórico y otros edificios pequeños usados para hacer campamentos, no pasó lo mismo con el bosque. McLendon asegura que muchos parques alrededor del mundo también tienen cicatrices, pero se curan y siguen creciendo.

Las secuoyas son conocidos por ser árboles fuertes y mientras no se derrumben, existe la posibilidad de que puedan rebrotar.

AP

Un ejemplo de esto es el árbol al que llaman “Madre del bosque”, el cual solía tener una altura de 100 metros hasta que una tormenta lo rompió. Desde entonces ha brotado un nuevo tronco donde había estado el viejo en crecimiento.

La naturaleza es un ciclo interminable, cuando uno de estos árboles cae logra alimentar a la tierra para que crezcan los otros.

Este parque estatal estuvo cerrado durante la contingencia del COVID-19, aunque ya había abierto volvió a cerrar por culpa del incendio. Ahora muchos de sus accesos están cerrados por la caída de árboles grandes, además no hay lugares para acampar.

AP

Sin importar todo lo negativo, los conservacionistas están esperanzados de que el daño no fue tan grande y todo volverá pronto a la normalidad.

Para muchos fue una gran noticia saber que las secuoyas no habían sucumbido ante las llamas, sin duda unas grandes sobrevivientes. Por ahora un equipo de evaluación ha revisado los edificios, esperan en estos próximos días revisar los árboles también.

AP

En muchas ocasiones la naturaleza nos ha enseñado su fortaleza, esperamos que esto sea fuente de inspiración para cuidar mejor estos espacios.

Puede interesarte