Por Antonio Rosselot
23 marzo, 2020

Jill, que fue acogida en una casa en 2012 tras caer de su nido en el huracán Isaac, es una diva con personalidad y posa siempre para la cámara con sus atuendos. Pero también tiene su lado querendón, ya que no puede dormir si no está abrazando a su minúsculo peluche.

A continuación les contaremos la historia de Jill, una pequeña ardilla que fue rescatada después del devastador huracán Isaac, que azotó al estado de Louisiana (EE.UU) en agosto de 2012.

De acuerdo a sus dueños, Jill se habría caído de su nido con los fuertes vientos y lluvias del tifón, por lo que al encontrarla, se la llevaron temporalmente a su hogar para cuidarla hasta que se calmaran las cosas. Sin embargo, se ganó rápidamente el cariño de sus dueños y se quedó definitivamente en casa.

La pequeña es realmente una maravilla, y la tratan como tal: está entrenada para ir al baño sola, le celebran los cumpleaños, come delicias regularmente e incluso posa como si nada para la cámara con sus bellos atuendos.

Todas sus fotos van a su Instagram personal, llamado This Girl is a Squirrelel que tiene más de 630 mil seguidores. Su descripción en el perfil dice que es «vegetariana y experta en parkour, cuyo único miedo es la aspiradora. Pero le encanta jugar con cada servilleta del Starbucks que encuentra».

«Jill ha venido conmigo de vacaciones siempre, desde que comencé a cuidarla, incluso antes de que cumpliera un año. Es una profesional de los trayectos largos en auto».

Dueña de Jill a Bored Panda

Pero por lejos lo más tierno de Jill es la obsesión que tiene con su pequeño osito de peluche, el que nunca pierde de vista. Una de las actividades favoritas de la ardilla es dormir y, cuando se acerca la hora de la cama, se asegura de tener a su peluche abrazado entre las manos.

A continuación te dejamos más fotos de la pequeña Jill, para que les entren las ganas de adoptar a una simpática ardilla:

Puede interesarte