Por Daniela Morano
8 octubre, 2018

La curiosidad no mata sólo a los gatos, como podemos ver.

Los animales a veces son tan curiosos que se meten donde sea sin considerar los riesgos que eso implica, sobre todo si esos lugares son objetos construidos por el ser humano. De seguro alguna vez han oído el dicho “la curiosidad mató al gato”, y no es difícil entender porque cuando uno convive con ellos están constantemente poniendo sus vidas en riesgo por oler algo que vieron de lejos, o por atacar a algún enemigo.

Los gatos no son los únicos, como podrán ver en este video, donde una pequeñísima e indefensa ardilla quedó atrapada en el enganche de la motocicleta probablemente mientras buscaba comida o intentaba encontrar algo.

La pequeña estaba claramente desesperada por salir pues quedó atrapada en un agujero más chico aún y le era imposible moverse salvo por su cabeza que había quedado afuera. Menos mal el hombre la vio, pero la tarea de rescatarla no fue simple.

El agujero era realmente tan pequeño que la ardilla estaba desesperada, y aún más intranquila se puso cuando este hombre se le acercó. Pero menos mal después de un rato confía en él y puede ayudarla.

Primero intenta empujar su cabeza hacia abajo pero no cabe y luego se decide por tomarla e intentar sacarla por arriba, pues de seguro entró en un comienzo con su cabeza hacia abajo y luego se giró adentro.

Después de varios segundos de incertidumbre, la ardilla logra salir y corre lo más rápido posible lejos de ese objeto que pudo haber sido mortal. Por suerte este hombre se dio el tiempo de ayudarla, algo que muchos no harían. Esperemos que ahora esté feliz corriendo por el bosque.

Puede interesarte