Por Lucas Rodríguez
5 junio, 2019

El cervatillo se encontraba mar adentro, rogando porque alguien lo notara. No fue la guardia la que llegó en su ayuda, sino que Storm, el golden retriever.

Algunas razas de perros tienen el instinto de lanzarse al mar. Sea que lo que tengan al frente sea una piscina con sus aguas repletas de cloro o el ancho mar con sus aguas llenas de sal, Lo único que ellos quieren es sentir el agua pasando entre sus pelos, el frescor en la punta de su nariz. Y algunos, como Storm, el protagonista de esta historia, quiere también tener la sensación de que ayudó a alguien. Esto quedó claro cuando le salvó la vida a otro animal. 

Youtube: PlayGround

Puede que en la foto de más arriba no se nota tanto lo que ocurre, pero es solo porque el pequeño ciervo en peligro y su rescatistas se encontraban bastante mar adentro. Un pequeño animal que no sepa nadar no puede nunca ir más allá de la playa. Este ciervo estaba en las profundidades a las que tú o yo vamos cuando queremos nadar de verdad. 

Youtube: PlayGround

Demostrando que la comparaciones entre su raza y el Capitán América no son solo un juego, el golden retriever llamado Storm se sumergió para dar con el pequeño ciervo.

No solo solo logró nadar con habilidad, sino que también dar con el ciervo y usando su hocico (sin sus colmillos), guiarlo de vuelta a la tierra. 

Youtube: PlayGround

No es una exageración afirmar que si no hubiera sido por las acciones de Storm, el cervatillo se habría ahogado en cosa de minutos. Su especie no está acostumbrada a sumergirse en las aguas del mar. No así los gold retriever, que como bien dice su nombre, no solo son dorados, sino que también son excelentes para recuperar lo que sea. 

Puede interesarte