Por Lucas Rodríguez
14 marzo, 2019

Un hombre de vacaciones en una playa en Inglaterra reaccionó con furia a que una gaviota se hubiera llevado su porción de papas fritas. Pero las autoridades no lo toleraron: debe pagar una multa y quedará con arresto domiciliario.

No son el animal favorito de nadie. Ni siquiera el ave favorita de nadie. Pero nadie te podría discutir que las gaviotas son una parte fundamental de cualquier pueblo o emplazamiento costero. Las playas sin sus característicos graznidos no serían lo que son. 

Pixabay

Resulta que hay un hombre, ciudadano del Reino Unido y proveniente de Gales, que opina lo contrario. O que al menos, considera que las gaviotas son una plaga y una ‘alimaña’. Tanto así, que cuando uno de estos plumíferos hizo una de sus gracias más célebres, la de robarle las papas fritas a los turistas, el hombre no se lo tomó con nada de humor. 

RSPCA

Atrapando a la gaviota que llevaba sus preciadas papas fritas en su boca desde sus patas, el hombre procedió a azotarla contra el vidrio de la estación de buses donde se encontraba, según informa DailyPost. No le importó que esto ocurriera a vista y paciencia de familias con niños pequeños. 

Siendo animales frágiles, la gaviota cayó fulminada. El golpe que le propinó el galés furioso fue suficiente para fracturarle el cuello y acabar con su vida costera.

RSPCA

Por suerte, este acto de brutalidad no se quedó sin repercusiones: autoridades locales apresaron al hombre. A pesar de que él negó su culpa, varios testigos dieron veredictos que la corte consideró validos. 

El hombre fue cargado con una fianza de 800 libras esterlinas (unos 113 dólares), además de una orden de arresto domiciliario, que por un mes no le permitirá salir de su casa entre las 8 am y las 8 de la noche. 

Pixabay

Esperemos que haya aprendido la lección después de esto.

Puede interesarte