Por Constanza Suárez
25 enero, 2019

Andrew Renner además deberá pagar una multa de 9 mil dólares, renunciar a varios bienes y revocaron su licencia de caza por 10 años. Su hijo lo ayudó en el crimen y deberá pasar 30 días tras las rejas.

Andrew Renner, de 41 años, y su hijo Owen, de 18 años, mataron a una madre osa y dos de sus cachorros en abril del año pasado, después de invadir la guarida remota donde los osos descansaban en la isla de Esther, en el Golfo de Alaska.

El par no sabía que la madre y sus cachorros formaban parte de un programa de observación conducido por el Servicio Forestal de Estados Unidos y el Departamento de Pesca y Caza de Alaska, que habían instalado una cámara en la guarida, según informa The Mirror.

De acuerdo con los documentos de la corte, el video captado muestra a los dos hombres acercándose a la guarida. El adolescente le disparó a la madre, causando que los cachorros gritaran y lloraran antes de que Andrew girara su arma hacia los indefensos bebés.

Facebook/Owen Ranner

Tras aniquilarlos, pusieron los restos de la madre en bolsas de caza antes irse. Se dijo que la pareja había regresado dos días después para recuperar el collar, las carcasas y los cuerpos de los cachorros. Un par de semanas más tarde, Andrew llevó la piel de oso negro a una oficina estatal de vida silvestre, diciendo que él y su hijo lo habían matado.

Las autoridades dicen que Renner falsificó la documentación alegando que fue él quien mató a la madre, cuando en realidad fue su hijo el responsable del asesinato.

Andrew fue sentenciado a tres meses de cárcel, mientras que Owen fue sentenciado a 30 días tras las rejas.

Facebook/Deanne Warburton

Además del tiempo en la cárcel, a Andrew se le ordenó pagar una multa de nueve mil dólares, además de renunciar a su camioneta, bote y remolque, armas, cielos y teléfonos celulares.

Al padre también se le revocó su licencia de caza por 10 años.

Mientras tanto, se le ordenó a Owen que tomara un curso de seguridad para los cazadores y que su licencia de caza fuera suspendida por dos años.

Puede interesarte