Por Luis Lizama
30 julio, 2020

Habita las selvas tropicales, al este de Honduras, pero también se le encuentra al norte de Nicaragua, en Costa Rica y Panamá. ¿Lo conocías? Seguramente jamás pensaste que un murciélago podría lucir así.

Este pequeño amigo es una especie de murciélago con pelaje blanco nieve y nariz y orejas amarillas. Mide entre 3 y 4 centímetros, y es el único miembro de su género. Resalta principalmente por su tierna apariencia y diminuto tamaño, muy diferente a la tradicional imagen que se tiene de estos animales. El murciélago blanco hondureño es una pequeña pelusa amorosa.

Según la comunidad científica, normalmente habita en Honduras, aunque también se tiene registro de él en países como Nicaragua, Costa Rica y al oeste de Panamá. todos lugares con elevaciones sobre los 700 metros sobre el nivel del mar.

Este copo de nieve se alimenta generalmente de frutas.

Christopher Jimenez

Viven en pequeñas colonias de poco más de 5 ejemplares, donde habitualmente hay un macho y un harén de hembras. Resulta común encontrarlos durmiendo entre la naturaleza, pero se tienen muy pocos registros de su vuelo.

La quietud es uno de sus grandes atributos y es una de las 15 especies de murciélagos de Latinoamérica. Cabe destacar que en otros lugares del mundo también se conocen especias muy similares, pero que no son tan hermosos como este blanco pequeño.

Geoff Gallice

Una de las teorías dice que los machos construyen los refugios donde suelen habitar, para atraer a las hembras. Por su forma, quedan protegidos de la lluvia y los depredadores.  

Sus hogares son como una tienda de campaña, donde pasan gran parte de su tiempo. Son unos amantes de su casa.

Leyo

En este video, filmado por BBC, se les puede ver descansando (como siempre) en uno de sus refugios. Son extremadamente pequeños y tiernos. ¡Te sorprenderás!

Son tan pequeños, tan blancos y parecen tanto pelusas, que muchas veces se les confunde con alguna especie de hongo peludo.

Lo cierto es que se trata de uno de los muchos murciélagos que habitan nuestra tierra, cada uno con sus particularidades y apariencias únicas. Hace un tiempo contamos la historia del murciélago cabeza de martillo, hoy fue el turno de este pequeño y adorable amigo: El blanco hondureño.    

Puede interesarte