Por Luis Lizama
11 junio, 2020

Oriundo del Africa ecuatorial, se alimenta de frutas y su cabeza tiene esa forma para cantar a las hembras. No merece la injusta fama que le han formado.

Hace un tiempo las redes sociales estallaron cuando se divulgó una fotografía del mítico “chupacabras”. En la imagen había un animal con forma de murciélago, pero mucho más grande y con un rostro todavía más tenebroso. No era como cualquiera. A pesar de las conspiraciones, era un “cabeza de martillo”, el excéntrico protagonista de hoy.

Es un tipo de murciélago que habita el África ecuatorial y que se alimenta de frutas (No de seres vivos ni humanos, como pensaron algunos), lo que le ha valido ser considero una plaga. Su cabeza se debe en gran parte al canto que emiten los machos para seducir a las hembras. Nada tiene que ver con la mala fama que le han creado.

Sarah H. Olson

Es una de las más de mil especies de murciélagos, a esos que la sociedad les teme tanto.

El nombre científico de este extraño amigo es Hypsignathus monstrosus, que hace referencia a una “apariencia monstruosa”. Es más bien de modales suaves, pero genera rechazo sobre todo en relación a las enfermedades que porta. 

Se dice que contienen de manera asintomática el virus del Ébola, además de rabia y otras que son peligrosas para las personas.

Sarah H. Olson

Es relativamente normal verlo en la selva africana, colgado entre los árboles con varios otros amigos, generalmente no más de 5. 

Puede medir hasta un metro de alto, sin contar la longitud que alcanza con sus alas extendidas. Tiene grandes ojos, pero orejas pequeñas, además de grandes labios.

Sarah H. Olson

Es una especie no todavía no está amenazada, calificada como de “preocupación menor”.

Sin embargo, tal como señala la revista Bats, en su volumen 34, del invierno 2015, la deforestación continua, el cambio climático y la caza, lo están destruyendo. 

Per Se, Flickr

Es relativamente desconocido por el común de las personas, eso incluso le llevó a ser comparado con el “chupacabras”.

Para su fortuna, gran parte de sus ejemplares vive en parques y áreas protegidas de África, donde vive seguro y feliz. Esperamos que así sea por mucho tiempo más.

Puede interesarte