Por Jaime Gago
17 septiembre, 2015

Este pequeño pájaro le enseñó una valiosa lección de perseverancia.

¿Recuerdas cuando tu madre te decía que con la comida no se juega? Pues este leopardo no debió prestar atención. Fue este pequeño pájaro el que se encargó de darle una valiosa lección. Esta cría de ave (dato para los amantes de la biología: es un alcaraván acuático) parecía tenerlo todo perdido tras caer en las garras del felino, pero su tenacidad y sus ganas de vivir le permitieron salir airoso de la situación.

httpv://youtu.be/T1U6dexn3ko

La expresión de incredulidad del leopardo al haber perdido a su presa no tiene precio. Los dos han aprendido algo de la experiencia: no cantes victoria antes de tiempo, y NUNCA te des por vencido.

Puede interesarte