Por Antonio Rosselot
25 noviembre, 2020

El pequeño Gunner, de tres meses de edad, se salvó por muy poco de un final trágico gracias a Richard, su dueño. Si bien sufrió heridas punzantes y le entró algo de agua en los pulmones, ya está recuperado y volvió a ser el mismo cachorrito inquieto y juguetón de siempre.

Hace un par de días les traíamos la historia del valiente Richard Wilbanks, un hombre de 74 años que vio a su pequeño cachorrito ser atrapado por un caimán en Florida (EE.UU)liberándolo con sus propias manos luego de una intensa lucha con el reptil.

Ambos estaban caminando por la laguna que colinda con la casa de Richard —en la localidad de Estero— cuando, de repente, un enorme caimán apareció desde el agua y capturó al pequeño Gunner, un Cavalier King Charles spaniel de apenas tres meses de edad.

“Fue como un misil. Estábamos a cerca de un metro del agua, pero atacó como una serpiente. Tenía a Gunner inmovilizado, así que simplemente me lancé al agua”.

—Richard Wilbanks a USA Today—

Sin dudar ni un segundo, Wilbanks se lanzó al agua y, sin dejar caer su habano de la boca, se puso a forcejear con el lagarto para que soltara al perro. Tras una lucha descarnada entre hombre y animal, Richard logró liberar a Gunner de las mandíbulas del caimán, no sin antes sufrir una que otra lesión esperada.

Ahora claro, sabemos que el pequeño Gunner salió ileso y que su dueño sufrió un par de heridas en sus manos, pero esto sucedió a fines de octubre y, en casi un mes, no habíamos sabido nada del estado de salud del pequeño.

USA Today

Por lo mismo, USA Today fue a visitar a los Wilbanks a su casa y aprovechó de contarle al mundo cómo han sido los días de Gunner después del incidente que casi le quitó la vida.

De acuerdo a lo que cuenta dicho medio, el cachorrito quedó en total shock después del ataque. Una vez que Richard lo sacó de las fauces del caimán, éste le mordió las manos y ambos tuvieron que volver a casa sangrando y a duras penas.

USA Today

Luego de hacerse un rápido torniquete en la mano, Richard y su esposa Louise llevaron de inmediato a Gunner al veterinario, donde los médicos determinaron que el pequeño tenía una herida punzante.

Afortunadamente, ninguno de sus órganos internos estaba comprometido; sólo tenía un poco de agua en los pulmones, lo que se solucionó con un par de noches de tratamiento en la clínica.

Hoy, Gunner es el mismo cachorrito enérgico de antes del accidente, recibiendo a los invitados con el ánimo digno de un cachorro de tres meses. Además, tiene una nueva correa para cuando salga a pasear, bastante más segura que la anterior.

USA Today

“Si bien este video es muy chocante y estoy feliz de que todos estén bien, a la vez también me alegro de que ésta sea una oportunidad para aprender la importancia de respetar la vida salvaje, y tomar precauciones para asegurarnos de que esto no le pase a nadie más”.

—Meredith Budd, representante de la Federación de Vida Salvaje de Florida, a USA Today—

Finalmente, Richard dio un par de simples consejos para evitar este tipo de situaciones en zonas donde haya mayor contacto con vida salvaje: pasear a las mascotas con correa y a una distancia mínima de 3 metros del agua.

USA Today

¡Dos pequeños tips para evitar grandes tragedias!

Puede interesarte