Por Romina Bevilacqua
9 Octubre, 2015

Pusieron una cámara en su caparazón y ¡comenzó el show!

Es uno de los ecosistemas submarinos más importantes y más amenazados de la Tierra y en él vive una diversidad única de criaturas submarinas que superan todas nuestras expectativas. Por supuesto estamos hablando de la Gran Barrera de Coral en la costa de Queensland al noreste de Australia, el mismo lugar que inspiró los escenarios de la película “Buscando a Nemo”. La organización WWF es una de las muchas entidades preocupadas por proteger este increíble lugar y para ello están realizando mediciones de los niveles de contaminación del lugar. En uno de estos monitoreos, colocaron una cámara sobre la caparazón de una tortuga, para comprender el comportamiento que tienen estos animales en su ambiente natural, y este fue el asombroso resultado:

¡Casi puedo sentir que estoy buceando a su lado!