Por Ronit Rosenberg
28 noviembre, 2018

El perro lo encontró y le dio su merecido, luego siguió su camino. Afortunadamente, otra familia lo adoptó.

La verdad es que no sé si reír o llorar. Todo comenzó en Nuevo México, con un hombre cruel y sin alma que decidió abandonar a su compañero fiel para poder disfrutar de unas vacaciones sin aprehensiones. Dijo que no podía ir a cualquier sitio sin tener que cargar a su perro, así que no encontró nada mejor que dejarlo botado en una gasolinera camino a la playa.

Pixabay

Levaba 9 días disfrutando sus vacaciones cuando, de pronto, el can, un Golden Retriever, apareció allí. Le vino un gran cargo de consciencia y remordimiento, y corrió a abrazarlo, pues pensó que el peludo había caminado todos esos días para reencontrarse con él. Sin embargo, se llevó una gran sorpresa. 

Pixabay

Según testigos en la playa, se le acercó al perro y una vez que lo tenía abrazado, el can lo mordió muy fuerte. Su ex dueño quedó pasmado, pero sabía que lo merecía. Una vez que el Golden ya había cobrado venganza, continuó con su camino y se alejó. 

Pixabay

El peludo, muy decepcionado y triste, caminó hasta la carretera con cara de abatido. Allí permaneció un momento hasta que una familia que transitaba por el lugar decidió adoptarlo. 

Pixabay

Afortunadamente, aún hay personas de buen corazón que están dispuestos a hacer el bien y entregar cariño incondicional. Seguro que el perrito les está retribuyendo con lealtad y amor. Y sin duda, se han llevado a casa a un peludo muy audaz, astuto e inteligente.

Puede interesarte