En el video se escucha: “Ha sido real… te amo, eres mi cachorro, eres un buen cachorro, pero…”.

Marinna Rollins buscaba un nuevo hogar para su perrito Cam, y todos querían ayudar. Por eso el 17 de abril, cuando la mujer de 23 años publicó en Facebook que por fin había encontrado una nueva casa para el pitbull, muchos de sus conocidos comentaron emocionados. Su amigo Jarren Heng incluso comentó celebrando la situación y diciendo que Cam “tendría una genial mejor vida”.

Lo que se esconde tras esa publicación -y tras el comentario de Heng- es realmente horrible: la pareja había asesinado a tiros y golpes al animal.

Todo quedó al descubierto gracias a una serie de videos que llegaron a las manos de la policía de Fayeteville en Carolina del Norte, Estados Unidos, y que provocaron el arresto de Rollins y Heng durante la semana posterior al ataque.

Marinna y Jarreng habían atado a Cam a un poste, le habían disparado y golpeado. Todo mientras se grababan y reían.

Fayeteville Observer.

“Se les puede oír en el registro riéndose mientras el perro está siendo asesinado”.

-Clark Reaves, abogado del distrito de Cumberland, citado en Fayeteville Observer-

De acuerdo al Fayeteville Observer –que tuvo acceso al video- en el registro se pueden oír las risas de Marinna, quien además decía: “Ha sido real… te amo, eres mi cachorro, eres un buen cachorro, pero…”.

Además de los videos la policía tienen en su poder numerosos mensajes de texto en que los amigos comentan lo hecho.

Fayeteville Observer.

Cam llegó a manos de Marinna luego de que su primer dueño lo abandonara y el ex esposo de la veterana de la armada lo adoptara bajo el nombre de Huey. Cuando el hombre fue trasladado a Corea del Sur pidió a Rollins que se hiciera cargo del animal.

La mujer lo adoptó, y su ex marido dijo al mismo medio de comunicación que se siente sumamente culpable por haber puesto al animal en peligro.

Fayeteville Observer.

Además, Cam no era un perro normal: Marinna lo había certificado como perro terapéutico y de compañía para lidiar con su estrés post traumático. Había servido como parte de la armada estadounidense en Corea del Sur. Se había retirado en enero de 2017, de acuerdo al Mirror.

“Trabajaremos diligentemente para buscar justicia en este caso (…) Lo que sabemos al respecto es que es perturbador”.

-Billy West, abogado del distrito de Cumberlan, citado en el Fayeteville Observer-

Marinna y Jarren todavía están detenidos bajo una fianza de 25 mil dólares.

Puede interesarte