Por Camilo Fernández
7 noviembre, 2018

El tubo tenía una profundidad de 1.5 metros y sin ayuda jamás hubieran salido de allí.

Fueron encontrados por plena suerte. Solo porque el dueño del lugar en Johannesburgo, Sudáfrica, iba caminando y decidió echar un vistazo a una de las tuberías hundidas con hasta 1.5 metros de profundidad. Ahí estaban atrapados dos cachorros chacales.

Destinados a drenar el agua acumulada de las tormentas, ahora el tubo se había convertido en la trampa perfecta para estos parientes del lobo y zorro.

Ashleigh Pienaar / JWVH

Sin poder salir por ellos mismos, la única forma de sacarlos era llamando ayuda experta. Además, la madre de los cachorros merodeaba cerca vigilando por ellos.

“[El desarrollador] nos llamó por teléfono y Nicci Wright fue con redes y una soga en un palo“, dijo a The Dodo la Dra. Karin Lourens, veterinaria del Hospital Veterinario de Vida Salvaje de Johannesburgo.

Ashleigh Pienaar / JWVH

La única forma de ayudarlos y sacarlos de la estrecha tubería era con paciencia y la técnica de un laso para atarlos y arrastrarlos a superficie.

Ashleigh Pienaar / JWVH

“Tratamos a los animales indígenas de forma gratuita“, explica la organización en Facebook, “confiando únicamente en las donaciones y el apoyo de nuestra comunidad”.

“Como la madre había sido vista cerca, estos cachorros fueron recuperados y liberados de manera segura en un área cercana con arbustos gruesos, donde se reunían felizmente con ella“, aseguraron desde el hospital.

Puede interesarte