Por Camilo Fernández
10 septiembre, 2018

Si bien sus ataques a humanos son mínimos, sí pueden morderte.

Esto es lo más parecido a “El Señor de los Anillos” y “Juego de Tronos” que la realidad nos va entregar. Un fotógrafo se enfrentó con gran cercanía a dragones de enormes cabeza y lenguas bífidas. El objetivo de Andy Lerner era sacar las mejores fotos de estos peligrosos Komodos.

Y lo logró. 

Youtube Media Drum

Las imágenes muestran a estas criaturas de 70 kilos acercándose al bote con gran velocidad debido a las fuertes patas traseras de este depredador que lo impulsan cuando quieren ir por sus presas.

El riesgo se tomó en las costas de la isla Rinca, en el Parque Nacional Komodo en Indonesia.

Youtube Media Drum

“Estar cerca de los depredadores ápice es siempre una emoción; ya sean grandes felinos, tiburones blancos o estos dragones”, explicó el artista según consigna Unilad.

“Es algo que la mayoría de la gente no tiene la oportunidad de hacer, así que me encanta compartirlo. Me gusta mucho el aspecto prehistórico que tienen estos animales. Creo que tenemos una reacción visceral a algo que nos conecta con los dinosaurios. Realmente se veían y se movían de la manera que creemos que lo hacían los dinosaurios. Tal vez es el miedo, pero también desencadena una especie de maravilla”.

“Estos dragones en particular están acostumbrados a ser alimentados por embarcaciones turísticas y han sido condicionados a partir de eso para echar un vistazo a los barcos en busca de comida a medida que se acercan”, relata.

“Esto es por supuesto desafortunado y no es un comportamiento natural para los dragones, como yo siempre preferiría, pero para tomar estas fotos con seguridad fue mi mejor opción. Son nadadores sorprendentemente rápidos y erráticos, especialmente cuando tienen hambre”.

La dieta de los Komodo consiste principalmente ciervos de Timor, pero también también consumen gran cantidad de carroña y, ocasionalmente, pueden atacar a humanos. Su mordedura es venenosa, teniendo dos glándula en la mandíbula inferior que secretan varias proteínas tóxicas.

Los ataques a humanos son raros, pero existen registros. En 2007 uno atacó un niño de 8 años en la isla de Komodo y murió por la pérdida masiva de sangre. Y en 2009, dos criaturas mataron a un pescador en la misma localidad, lo cual dejaron sangrando por mordeduras en sus manos, piernas y cuello.

Youtube Media Drum

“Cuando los dragones se acercaron al bote me quedé colgando al costado, la carcasa de la cámara en el agua, mirando hacia atrás, mientras mis guías intentaban atraerlos hacia el frente de mi cámara. Tenían largos palos en forma de Y para empujarlos si se ponían incómodamente cerca, pero en realidad todo el concepto requería que estuvieran incómodamente cerca”.

Los dragones de Komodo son los lagartos de mayor tamaño del mundo y pueden llegar a a medir hasta 3 metros. Son considerados una especie vulnerable y existen entre 4 mil y 5 mil especies en estado salvaje, aunque existe la preocupación que solo queden un poco más de 300 hembras reproductoras.

Puede interesarte