Por Diego Aspillaga
10 febrero, 2020

Esta iniciativa busca asegurar su bienestar, terminar con los animales abandonados e incentivar la tenencia responsable de mascotas. Ya era hora.

Las mascotas no son un bien de consumo. Tener un perro, un gato o cualquier otro tipo de animal en el hogar significa mucho más que sacarles fotos o presumirlos en redes sociales, es criar, cuidar y respetar a un compañero de vida, a un amigo que brinda amor incondicional y que merece lo mismo de su dueño.

Pixabay

Si bien cada vez más personas entienden esto, aún existen los que compran animales de razas costosas y los abandonan en el minuto en que la crianza se vuelve un poco más complicada. A estas personas no les importa si el animal tendrá un buen hogar en el futuro o si se reproducirá en la calle y aumentarán el número de perros callejeros, sólo les importa su propio bienestar.

Con el gran numero de animales abandonados en las calles en pésimas condiciones, es difícil creer que la gente siga buscando mascotas en costosas tiendas y no prefiera a uno de los miles de perritos que se pudren en las jaulas de los refugios esperando a una familia que los quiera. 

Pixabay

El problema es claro y si bien se ha avanzado lento, ya existen varios países que están toando medidas para terminar con este círculo vicioso de crueldad, abandono e indiferencia.

El último ejemplo de esto es Australia, país que anunció que está tramitando una ley para prohibir las llamadas “granjas de cachorros” y la venta de animales en tiendas de mascotas en un esfuerzo para incentivar a la gente a ser más responsables y terminar con el problema de los perros callejeros de una vez por todas.

ASPCA

“Los perros son una parte importante de muchas familias en Australia. Queremos asegurarnos de que sean atendidos y tratados bien durante toda su vida“, dijo al respecto el primer ministro australiano, Mark McGowan a The Guardian.

La iniciativa busca clausurar los criaderos de cachorros, prohibir que las tiendas vendan perritos y ayudar a estos establecimientos a poner sus ex “productos” en adopción. 

Además, todos los animales contarán con un rastreador con el que se podrá identificar a sus dueños, evitando pérdidas y responsabilizando a cualquiera que abandone a su mascota en las calles.

Pixabay

“Las nuevas leyes significarán que los perros pueden ser rastreados durante toda su vida a través de un sistema de registro central, lo que permite a las autoridades identificar criadores poco fiables o ilegales y cerrar sus operaciones”, agregó.

“También brindaremos asistencia a las tiendas de mascotas para ayudarlos a hacer la transición a los centros de adopción de perros y cachorros, lo que significa que pueden volver a casa a los perros desplazados y abandonados”, explicó.

La medida ha sido celebrada por las organizaciones animalistas que han criticado a la industria de crianza de animales y la venta de estos en tiendas comerciales, donde son mantenidos en pequeñas jaulas e vidrio, como si estuvieran en un cruel zoológico.

Pixabay

Según la presidenta del grupo de trabajo de cría de cachorros, Lisa Baker, la legislación brindaría más seguridad a los perros y cachorros del estado, reduciría la oportunidad de cría ilegal de cachorros y fomentaría un mejor futuro para todos los perros.

“Esta ley apoya las buenas prácticas de cría y la tenencia responsable de mascotas. Los australianos podrán confiar en que los perros y cachorros que traen a sus hogares no provienen de granjas ilegales de cachorros y, si es necesario, pueden rastrearse hasta la persona que los crió”, afirmó.

La ley ahora tiene que ser votada por el congreso australiano para que entre en efecto este año. 

Pixabay

Es hora de prohibir estas prácticas arcaicas y terminar con el problema de los perros callejeros de una vez por todas. Si bien esta ley no resolverá todo, al menos es un buen comienzo digno de imitar. 

 

 

Puede interesarte