Por Lucas Rodríguez
12 febrero, 2020

Una pareja australiana ha dedicado su vida a darle un hogar a los canguros que perdieron la suya. Ni las llamas los alejarían de su misión.

Pocas tragedias recientes nos impactaron más que los incendios de Australia. No solo fue difícil ver tantos espacios de bosque, árboles y reservas de oxígeno y recursos naturales perdidos irremediablemente, sino que luego debimos cargar con la cantidad de animales que no solo perdieron su hogar, sino que también su vida. 

Reuters

Muchísimos koalas cayeron víctima de las llamas, así como una cantidad un poco menor de canguros y estas criaturas autóctonas de la isla australiana. Especies que solo pueden vivir en ese lugar, vieron sus peores pesadillas teniendo lugar. Para las personas no fue menos pesadillesco. Muchas personas debieron dejar sus hogares, rezando porque a su regreso estos aun estén en su lugar. 

Reuters

Pero una pareja de australianos decidió que las llamas y el caos no era razón suficiente para abandonar el proyecto al que le han dedicado su vida. Se trata de un santuario para canguros huérfanos, un hogar para las criaturas que necesitaban una segunda oportunidad, historia difundida por Reuters.

Reuters

Su visa gira en torno a cuidar tanto de los marsupiales más pequeños, como de los que ya son grandes pero por una razón u otra, no tienen las capacidades para vivir en su ambiente salvaje.

Reuters

En las mañanas ella le da leche a los más pequeños, mientras que él alimenta a los más grandes. Luego se sientan a descansar durante un par de minutos: por suerte para ellos, los canguros más pequeños también requieren bastantes cariños y mimos, algo que a ninguno de los dos les cuesta demasiado administrar.

Reuters

Gary Wilson y Julie Willis, el nombre de la pareja que realiza esta hermosa tarea, decidieron que en un momento de crisis cómo este, no podían dejar su santuario cerrado a los otros animales que lo necesiten. Así es como se prepararon para recibir a cerca de 60 nuevos animales, incluyendo a un buen contingente de canguros jóvenes.

Reuters

Teníamos demasiados animales dentro de la casa, así como dependiendo de nosotros. Decidimos que no iríamos a ningún lugar: nos quedaríamos en casa y lucharíamos contra las llamas.

–Gary Wilson para Reuters

Su lucha fue muy dura. Tuvieron que ocupar todos los medios y sistemas disponibles para mantener su casa lejos del alcance de las llamas. Muchos extintores fueron disparados, así como un sistema de regadores con el que mantuvieron el techo de su hogar lejos de las cenizas en llamas que pudieran caer sobre el. 

Reuters

Pero todo valió la pena apenas vieron la cara de gratitud de uno de sus canguros bebé favoritos, el pequeño Joey.

Reuters

Por él y sus hermanos, decidieron arriesgarlo todo.

 

Puede interesarte