Por Luis Aranguren
24 agosto, 2020

Leonardo Diaz dejó su ropa al sol después de lavarla. No se imaginó nunca que harían de sus calzones, un hogar. Uno puede acercarse y ver claramente al pichón recién nacido.

La vida está llena de milagros. Podemos ver situaciones un tanto extravagantes pero que se traducen en algo maravilloso. Como por ejemplo encontrar a un grupo de seres vivos que deciden usar tus prendas personales para formar un hogar.

A principios de este mes, un amigo llamado Leonardo Díaz decidió colgar a su ropa al sol un martes o miércoles tras lavarla en su casa de Curazao.

Facebook / Leonardo Díaz

Hasta acá es la historia común de cualquier adulto que debe ocuparse de sus cosas, pero todo cambió cuando olvidó recogerla a tiempo y su novia le pidió el domingo que lo hiciera. Por supuesto, después de un regaño, pues llevaba muchos días sin ser recogida, doblada y guardada.

En ese momento fue a revisar y se dio cuenta que un “pájaro cucarachero” como le llaman en aquel lugar, salió volando.

Él siguió haciendo su trabajo, lo que no se imaginó fue encontrar dentro de uno de sus calzones un hermoso nido con dos huevitos en aquel entonces. De inmediato llamó a su novia y a su hijo,  lo fotografiaron junto a la humilde estructura y después reforzaron el nido para evitar que cayera.

En declaraciones a Upsocl, cuenta que le gustó ver este nido, pues para Leonardo esto significa que hay tanto amor en su hogar que permite a los animales acercarse.

Facebook / Leonardo Díaz

Al paso de las semanas se dio cuenta de que el pajarito no se iba del nido como la primera vez, dejando claro que protegería a sus crías. Al acercarse cautelosamente se dio cuenta de que ya habían dos pichones y un huevo más.

Leonardo decidió compartir esta experiencia en Facebook como algo chistoso. No es común que al revisar tu ropa interior encuentres a unas aves viviendo en ellas.

Una familia de aves pudo encontrar seguridad en su casa, esto nos habla del buen corazón que poseen él y su familia. Muchos se habrían desecho de estas aves, pero ellos les dieron confianza y ahora pueden admirarlas desde la distancia.

Todavía queda un huevito por nacer y los pequeños pichones tardarán en crecer, por lo que podrán seguirlos teniendo por un largo rato. Y pensar que esto ocurrió por el simple hecho de haber olvidado recoger la ropa por algunos días.

Facebook / Leonardo Díaz

Hasta el momento en los comentarios le preguntan qué nombre les pondrá. Si bien una vez crezcan se irán, ha compartido mucho con ellos. Gracias a sus cuidados han podido nacer y crecer como aves fuertes y sanas.

Facebook / Leonardo Díaz

Una experiencia maravillosa, lo que todos quisiéramos ver al salir a nuestros patios.

Puede interesarte