Por Valentina Miranda
6 junio, 2022

Olivia Sievers viajaba quincenalmente a Buenos Aires (Argentina) desde Alemania para temas de negocios, y en una de sus estadías acarició a Rubio y le dio comida, desde entonces comenzó a seguirla y se sentaba afuera del recinto para verla. Tras varios encuentros, ella optó por darle la bienvenida a su casa y país.

Las mejores cosas ocurren cuando menos se esperan, una experiencia que la azafata alemana Olivia Sievers vivió cuando conoció a un perrito llamado Rubio en Buenos Aires (Argentina) durante uno de sus viajes al país.

En una vida donde los vuelos eran bastante frecuentes, la mujer viajaba quincenalmente hasta la ciudad por temas de negocios y en su estadía se encontró con el can callejero, al cual acarició y le dio algo de comida, motivo más que suficiente para que él quisiera seguirla hasta el hotel donde se hospedaba.

Olivia Sievers

Desde entonces se acostumbró a esperarla afuera del recinto, y como Olivia debía visitar la ciudad argentina cada cierto tiempo, siempre lograban verse de alguna forma.

“La primera vez que recuerdo traté de cambiar mi rumbo porque no quería que Rubio me siguiera al hotel, pero él siempre me observaba y me seguía”, dijo a Noticiero Trece. Nunca olvidó el primer encuentro.

Facebook: Mascotas Puerto Madero Adopciones Responsables

No importaba lo que Olivia hiciera, Rubio siempre estaba en la puerta del hotel esperándola.

Quiso que él fuera feliz, así que lo llevó a un refugio en Buenos Aires pero no tardó en escapar y regresar al hotel para esperarla. Olivia se terminó rindiendo ante él y decidió adoptarlo, por lo que hizo los trámites necesario y lo llevó con ella a Alemania.

Facebook: Rubio & Olivia

Finalmente Rubio se salió con la suya y ahora es un perrito muy feliz que vive junto a Olivia y sus demás canes. Juega libremente en el patio de su casa, da paseos, se divierte con su familia y sobre todo recibe el amor que siempre quiso.

Un encuentro casual terminó siendo el cambio que ambos necesitaban.

Facebook: Rubio & Olivia

Han pasado 5 años desde que Olivia decidió acoger a Rubio, y el cariño solo ha crecido con el tiempo. Como se ha visto en su cuenta de Facebook, la mujer celebra cada vez que el perrito está de aniversario con sus galletas favoritas y velas para decirle lo importante que es para ella. “Gracias”, comentó en una publicación.

Además promueve la adopción de canes sin hogar para que tengan la oportunidad que merecen, tal como hizo con Rubio. Hay muchos como él que esperan ese momento tan especial.

Puede interesarte