Por Fernanda Peña
13 marzo, 2017

Los cuidadores del centro no se cansan de tomar fotos de este par.

Puede que ya hayas olvidado la historia de Bambi y el pequeño conejo Thumper, cuando éste le enseñó a caminar y se hicieron grandes amigos. Pues la trama parece haber salido de la ficción a la realidad, y este caso lo comprueba. Se trata de Chuck y Pumpkin, en su orden: un conejo y un cervatillo que la pasan muy bien juntos en un centro de rescate, de Williamsville (Nueva York).

Caters News Agency

Y aunque pensábamos que los cervatillos y los conejos sólo eran amigos en los cuentos de Disney, lo bien que se va este par nos deja claro que estábamos equivocados.

Caters News Agency

El pequeño Pumpkin fue abandonado por su madre, luego de  nacer más tarde que los cervatillos de su rebaño. Fue encontrado indefenso y decidieron llevarlo a un centro de rescate, donde el conejo Chuck ya llevaba algún tiempo. Para suerte de ambos se encontraron y, desde entonces, han sido inseparables.

Los cuidadores del centro no se cansan de tomar fotos de este par.

¿No son una ternura?

 

Puede interesarte