Por Daniela Morano
10 enero, 2019

Son captadas por la NASA y podría tratarse de seres vivos a años luz. Estas ondas se registran cada 131 segundos, y tienen desconcertados a los científicos.

El espacio exterior es un verdadero e infinito misterio para todos los que vivimos en la tierra. No importa cuánta tecnología exista de aquí al año 2050, es probable que jamás tengamos respuestas a qué hay allí afuera, si acaso existe otra forma de vida, otros elementos que forman objetos o plantas completamente inimaginables para nuestra mente. Aunque la NASA algo se acercó esta vez.

El 22 de noviembre del año 2014, astrónomos detectaron algo inusual. Un agujero negro en el centro de una galaxia destrozó una estrella, a casi 300 millones de años luz de nuestra tierra. Esta explosión desató actividad de rayos X cerca de la misma galaxia y desde entonces que han estado muy pendientes de todo lo que ocurre alrededor, principalmente para entender cómo se alimentan los agujeros negros.

CNN

Lo que no esperaban encontrar era una posible señal de vida en otro lugar.

Los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Estados Unidos, se percataron de que una señal de rayos X era intensa, estable, y se repetía cada 131 segundos en todos los datos recopilados desde aquella explosión.

CNN

La señal detectada dura mínimo 450 días, y los científicos de la NASA creen que se trataría de algo que está orbitando el agujero negro. Han calculado que este estaría girando a aproximadamente 50% de la velocidad de la luz.

Un evento como este sucede solo una vez cada 50.000 años en una galaxia”, aseguró Dheeraj Pasham, físico del MIT. Gracias a estas señales el equipo ha estimado que los agujeros negros rotan 150.000 kilómetros por segundo -la mitad de la velocidad de la luz-.

CNN

El equipo cree que parte de la estrella que chocó el 2014 no fue tragada por el agujero y se habría desintegrado en una nube de gas y polvo que ha estado orbitando alrededor de él.

De haber otra estrella en la misma órbita, una llamada enana blanca, sería ésta la que arrastra la nube de polvo que produce las emisiones periódicas de rayos X detectados.

Hasta ahora han detectado 60 ondas de radio rápidas, individuales, y dos de ellas se repiten. Dicen, según la BBC, que podrían haber miles.

Por ahora las teorías son varias, aunque no se descarta que vengan de alguna especie de ser vivo. Aunque, por mucho que quisieran llegar y conocer el origen de las señales, esto es prácticamente imposible. Una persona tendría que poder viajar casi 300 millones de año a 300.000 kilómetros por segundo, y con la tecnología actual, no es posible.

Puede interesarte