Un problema en su esternón no la dejaba respirar… y a sus 6 semanas de vida, había que operarla de urgencia aunque fuera riesgoso.

Muchos creen que los gatos por ser menos dependientes que los perros pueden llegar lejos solos. Sin embargo, muchas veces no es así. De seguro algo similar pensaron las personas que abandonaron a esta bebé gata en un parque y esperaban que sobreviviera por su cuenta. O que tal vez simplemente no lo hiciera.

Resulta que en medio de Beckton Park, una gatita bebé había sido abandonado y estaba casi congelada justo el día de Navidad.

Por más que buscaron a su madre o a otros gatitos, no lo lograron… así que la conclusión más cercana de cómo había llegado allí, era que probablemente había sido dejada en ese lugar por un humano.

Celia Hammond Animal Trust

Lo cierto, es que la pequeña de 6 semanas logró llegar a Celia Hammond Animal Trust – Clínica veterinaria de Canning Town en Londres (Inglaterra) y recibió atención inmediata, pues estaba fría al tacto y casi sin vida cuando llegó al veterinario.

Pero el personal no se rendiría con ella y la mantuvieron caliente durante varios minutos e intentaron alimentarla con biberón. Unas horas después, la pequeña finalmente comenzó a moverse…

Sin embargo, un evidente problema salió a la luz.

Celia Hammond Animal Trust

Rebecca, como fue llamada la bebé, tenía una afección llamada pectus excavatum, una deformidad congénita del esternón que lo comprime y hace que no quede suficiente espacio para que los pulmones se inflen de manera normal, lo que causa cada vez más problemas para respirar.

Y solo una operación podía revertir esa condición y salvarle la vida.

Celia Hammond Animal Trust

Así que apenas la diagnosticaron, comenzaron los preparativos para entrar a pabellón. Primero la ingresaron a una cámara de oxígeno para estabilizar su respiración y prepararla para el día que cambiaría su vida para siempre.

Celia Hammond Animal Trust

«Ella era tan pequeña y era un procedimiento de alto riesgo, pero sin él no hubiese tenido ninguna posibilidad«, dijo la rescatista.

Y afortunadamente dos días después, Rebecca estaba lista para ser operada.

Celia Hammond Animal Trust
Celia Hammond Animal Trust

Aunque todo salió bien y la pequeña demostró ser toda una guerrera, en un momento de la intervención dejó de respirar y tuvo que necesitar ayuda para volver a hacerlo. Sin embargo se recuperó rápidamente y logró salir de la anestesia sin ningún problema.

Estaba tan estable, que durante los días siguientes no necesitó oxígeno la mayor parte del tiempo e incluso se cambió a su propia habitación para gatitos.

Por ahora la pequeña sigue siendo vigilada y debe usar un corsé por una semana más para asegurarse de que su esternón permanezca en el lugar correcto mientras se fortalece cada día más.

Celia Hammond Animal Trust

«Confiamos en que Rebecca va a estar bien. Tiene muchas personas que la apoyan y le envían deseos de amor y sanación» escribió el centro veterinario en su cuenta de Facebook.

Si bien la gatita aún tiene un largo camino por recorrer antes de que esté lista para su adopción, todos confían en que no tardará en encontrar una familia que la ame y la cuide para siempre.

¡Es que es tan adorable!

Puede interesarte