Por Luis Aranguren
6 septiembre, 2021

El pequeño Hasani podía morir desnutrido por la falta de atención, afortunadamente, una hembra llamada Kera se apiadó.

La naturaleza funciona de formas extrañas e inesperadas, muchos pensaríamos que el instinto materno de todos los animales es proteger a sus crías, pero en ocasiones eso no ocurre. Podría ser que algunas madres sufren depresión postparto, no lo sabemos, pero son los hijos quienes sufren la consecuencia.

Ese es el caso de Hasani, un pequeño gorila recién nacido que fue rechazado por su madre, Kala, quien se negaba a cuidarlo.

Daily Mail

Con solo cuatro semanas de nacido, había comenzado a perder peso rápidamente y de seguir así, podía terminar muriendo de desnutrición. De inmediato, seis cuidadores del Zoológico de Bristol en el que vivían le atendieron de emergencia y durante medio año le prestaron atención exclusiva.

Fue necesario alimentarlo con biberón y jugar con él para ayudar a su desarrollo, hasta que en marzo de este año decidieron que era momento de buscarle una madre sustituta. De entre todas los gorilas del centro, la escogida fue Kera, pues había mostrado un gran interés por el pequeño gorila.

Daily Mail

Ella tuvo un bebé cinco años atrás, pero fue necesaria una cesárea por lo que no pudo cuidarlo y todas sus ansias maternas quedaron en el aire, contaron a Daily Mail.

Afortunadamente llegó Hasani a su vida, aunque parecía no tener mucha experiencia, se esforzaba al máximo y los resultados han sido excelentes. El pequeño gorila que antes no tenía madre, celebró un año de edad junto a su nueva mamá, una que lo adoptó.

Daily Mail

No podemos imaginar lo que sintió el pequeño gorila recién nacido al ver que su madre biológica no lo quería, pasaba de él y no se ocupaba de sus necesidades. Por fortuna, en el zoológico lo notaron y tomaron las decisiones pertinentes, esas incluían ayudar a esa madre que tanto deseaba a un hijo.

Ahora el pequeño gorila solo tiene que preocuparse por crecer fuerte, disfrutar de su juventud y comenzar a subir en matas y ramas. Kera aprovecha mucho estos momentos y cuando se cansa, lo lleva en su espalda con todo el gusto del mundo.

Daily Mail

Es algo tierno verlos acurrucarse, a pesar de no tener una conexión sanguínea, se dan todo el amor que el otro necesita lo que nos deja claro que padre no es quien engendra, sino el que cría y está para dar amor.

Puede interesarte