Por Constanza Suárez
18 junio, 2019

Cazadores le dispararon sin piedad. «Todavía llama a su madre con un sonido desgarrador y que nunca debería tener que hacer», aseguró el equipo que ahora lo cuida.

Al parecer aún no se vislumbra el fin de la caza furtiva y por ende qué especies estén al borde de la extinción por convertirse en trofeos de crueles humanos. Los rinocerontes africanos siguen siendo asesinados por sus cuernos y otros animales por sus pieles. Es tema conocido para todos.

No es triste solo por lo animales que pierden sus vidas, sino que también por sus familias. Especialmente los pequeños a los que les arrebatan sus padres sin explicación.

Un grupo de rescatistas encontraron a una rinoceronte que había sido asesinada por unos cazadores furtivos. Pero eso no fue lo más triste: junto al cuerpo fallecido de la madre, estaba su pequeña cría, quien no quería mover. No sabía que hacer solo.

Facebook/Care for Wild Sanctuary

En ese momento era imposible salvar a la madre, así que se llevaron al bebé con la esperanza de poder ayudarlo. «Fue instintivo para él tratar de mantenerse cerca de su madre para protegerla, y los cazadores furtivos sin ninguna simpatía ni vacilación lo atacaron para que pudieran terminar su atroz crimen de tomar el cuerno de su madre lo más rápido posible «, aseguraron en Petronel Niewouldt of the Care for Wild Team.

El equipo transportó al bebé al Santuario para rinocerontes Care For Wild, donde lo examinaron y se dieron cuenta que tenía una herida de machete en la espalda, una de sus uñas de los pies había sido cortada y estaba completamente aterrado. De inmediato hicieron lo necesario para que se comenzara a recuperar.

Facebook/Care for Wild Sanctuary

El pequeño, al que nombraron Arthur, mejoró considerablemente, aunque todavía se pregunta por su madre y sigue sin entender bien porque no podrá regresar.

«Todavía llama a su madre, es un sonido desgarrador y que nunca debería tener que hacer. Su muerte lo afectará emocionalmente mucho después de que sus heridas físicas hayan sanado «, dijeron desde el equipo a cargo.

Care For Wild

Es que normalmente los pequeños rinocerontes se quedan junto a sus madre por hasta tres años y medio, tiempo durante el cual ella le enseñará a su bebé todo lo que necesitan saber. Incluso si Arthur hubiera sobrevivido a la terrible experiencia por sí solo, el equipo sabe que habría muerto. No podría haberlo hecho solo.

Puede interesarte